Archivo de Público
Lunes, 5 de Noviembre de 2007

Cientos de marroquíes reclaman la soberanía

Manifestaciones de protesta ante la valla fronteriza.

A. G. ·05/11/2007 - 22:13h

A unos cinco kilómetros del lugar donde el Rey omitía la polémica en su discurso, varios cientos de marroquíes -9.000, según la Policía- se manifestaron ante la valla que separa la frontera con España en protesta por la visita institucional. Fueron convocados por el autodenominado comité de descolonización de Ceuta y Melilla y las islas adyacentes.

Biyuzan Ahmed, portavoz de esta organización lanzaba proclamas en árabe en contra de la soberanía española de las ciudades autónomas del norte de África. En francés, explicó sus reivindicaciones históricas. "Había marroquíes en Al Andalus y también en Ceuta y Melilla", comentó para demostrar, en su opinión, que la presencia magrebí en Ceuta ha sido permanente a lo largo de la Historia.

"El argumento de que Ceuta no perteneció a Marruecos es falso. Marruecos llegó a gobernar España. Los almohades eran marroquíes, no españoles", insitió. Ahmed no escatimó en echar la vista atrás para explicar la tesis de sus protestas. "Marruecos existe desde mucho antes de que se instaurara la dinastía Alauita, antes de principios del siglo XVIII. Decir lo contrario es como si dijéramos que España es un país desde la instauración de los Borbones".

Apoyo musulmán en Ceuta

Ahmed negó todos los estudios sociológicos sobre las corrientes de opinión de la población ceutí. Estos informes demuestran que la inmensa mayoría de los ceutíes considera a la ciudad un territorio español. Incluso entre los sectores de población musulmanes. "Nosotros hemos hablado con mucha gente que opina lo contrario", apostilló.

Desde un punto de vista más conciliador, Ahmed lastimó la visita de los monarcas al considerar que rompe "la buena convivencia vecinal". "Si siempre ha habido una buena relación a qué vienen, ¿a estropearlo?", opinó.

Visita a los inmigrantes

Cuando a las 11.55 la comitiva de coches oficiales entró en la Plaza de África, del monumento a los caídos en la Guerra de África apenas se divisaba la cúspide entre las banderas españolas. En la esquina norte, arracimada entre la valla de seguridad y la fachada de la iglesia Nuestra Señora de África, otra África estaba allí: casi un centenar de inmigrantes subsaharianos acogidos en el Centro de Estancia Temporal (CETI).
Los inmigrantes saludaron el paso del coche del Rey con la agitación de banderines españoles y una estrofa de la canción "We need freedom" (Necesitamos libertad). Tenían la esperanza de que el monarca les ayudara a alcanzar la Península, según explicó Jeffrey, uno de los sudaneses del centro. "Él puede", insistió con el asentimiento de sus compañeros en su frustrada travesía hacia Europa. La pantalla gigante instalada sobre la fachada lateral del Palacio Autonómico mostraba en ese momento al Rey bajando del coche ante los piquetes de soldados de Tierra, legionarios y regulares de capa blanca y fez rojo a los que pasó revista.

"Tiene derecho a venir"

Al otro extremo de la plaza, aplastada contra el tramo de valla de seguridad, Marika Mohamed Archela se sorprende cuando oye las protestas de Marruecos. "El Rey tiene derecho a venir, porque Ceuta es española", argumenta de corrido. ¿Se siente española? "Claro, cariño, si he nacido aquí y tengo a mis hijos aquí, no puedo vivir en otro lado", responde. La frase precede a la exclamación de una de sus hijas: "Ceuta es cojonuuuda".