Archivo de Público
Miércoles, 30 de Julio de 2008

El partido del Gobierno turco escapa la ilegalización

El Constitucional le impone recortes financieros y evita una grave crisis

GUILLEM SANS MORA ·30/07/2008 - 22:14h

AFP - Seguidores del AKP celebraron el fallo.

Turquía acaba de sortear una grave crisis de Estado, al menos de momento. El Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) es legal y puede seguir gobernando, decidió ayer el Tribunal Constitucional en Ankara.

El fiscal general, Abdurramán Yalcinkaya, había solicitado una prohibición del partido del primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, con el argumento de que está islamizando el país, algo que contravendría el principio de laicismo del Estado fundado por Mustafá Kemal, Atatürk.

Seis de los once jueces votaron a favor de prohibir el AKP, pero no alcanzaron el quórum necesario de siete votos. Desde 1963, el tribunal ha prohibido 24 formaciones políticas, en la mayoría de los casos partidos islámicos o pro kurdos.

Esta vez, el tribunal no ha podido prohibir el AKP, pero los jueces redujeron a la mitad las ayudas estatales al partido de Erdogan y del presidente del país, Abdulá Gül.

El AKP, que gobierna desde hace casi seis años y obtuvo el 47% de los votos en las últimas elecciones, debe considerar esa medida como una "seria advertencia", señaló el presidente del tribunal, Hasim Kilic.

La prohibición hubiera inhabilitado durante cinco años para ejercer la política a Erdogan, Gül y otros 69 funcionarios del partido.

Duro enfrentamiento

La Fiscalía había basado su demanda en declaraciones públicas de Erdogan, que en febrero pasado eliminó la prohibición de llevar velo en las aulas universitarias. Cuatro meses más tarde, el Constitucional anuló esa medida por considerar que atenta contra la separación entre religión y Estado.

Turquía vive desde hace meses un duro enfrentamiento político entre el AKP y los kemalistas, una élite ultranacionalista aferrada a sus privilegios en la política, el Ejército y la judicatura. A pesar de ser un partido islámico moderado de origen rural, el AKP ha llevado a cabo importantes reformas para acercar Turquía a la Unión Europea.

En los últimos meses, la prensa turca ha venido relacionando al kemalismo con una organización secreta llamada Ergenekon, a la que se atribuyen intentos de asesinato contra personalidades como el Nobel de Literatura Orhan Pamuk y asesinatos consumados como el del periodista armenio Hrant Dink.

Alivio en Bruselas

La decisión del Alto Tribunal sorprendió a la mayoría de los observadores, que contaban con que los jueces prohibirían el AKP y especulaban ya sobre las graves consecuencias políticas y económicas de la decisión. Pero el conflicto puede resurgir en cuanto se presente una nueva oportunidad.

Bruselas acogió esta "buena noticia" con satisfacción. "Evidentemente, tenemos que leer el dictamen con más detalle, pero es positivo. Turquía vive una situación tensa y esperamos que esta decisión del tribunal contribuya a restaurar la estabilidad política", dijo Cristina Gallach, portavoz del alto representante de la UE para política exterior y de seguridad, Javier Solana.