Archivo de Público
Miércoles, 30 de Julio de 2008

El tiempo en agosto

JACOB PETRUS ·30/07/2008 - 22:00h

. - Tornado en EEUU.

Las vacaciones ideales que desea un turista en el mes de agosto acostumbran a estar acompañadas de sol y de calor, pero nunca de lluvia. Pronosticar el tiempo para todo el mes es todavía una utopía, pero sí existen algunos fenómenos meteorológicos protagonistas en esta época del año:

1. Ciclones tropicales

La subida de temperaturas en el mes de agosto no sólo es un patrón común de los continentes del Hemisferio Norte, sino también de los océanos situados al norte del Ecuador. La perpendicularidad de los rayos del sol provoca un progresivo calentamiento del agua del mar y cuando esta supera los 27ºC se convierte en un caldo de cultivo ideal para la aparición de los ciclones tropicales.

Estos fenómenos meteorológicos son muy parecidos a una borrasca común, similares a las que afectan regularmente a España, aunque su tamaño acostumbra a ser mayor y, sobretodo, la fuerza de sus vientos es muchísimo más intensa. De forma sostenida, superan con normalidad los 100 km/h, pero pueden alcanzar los 250.

Los ciclones tropicales aparecen, en agosto, alrededor del Trópico de Cáncer. Así, afectan al Atlántico Norte (Caribe, Centroamérica y sur de Estados Unidos), en el Pacífico Nororiental (México), en el Pacífico Noroccidental (extremo oriental de Asia) y en el Índico Norte (India).

El germen de un ciclón tropical acostumbra a ser un conjunto de tormentas que empieza a girar en torno a un eje, a medida que se alimentan e intensifican con la alta temperatura y la elevada humedad que aporta el océano. Estas condiciones iniciales se dan en la ZCIT, la Zona de Convergencia Intertropical.


2. ZCIT (Zona de Convergencia Intertropical)

La Zona de Convergencia Intertropical es una estrecha franja que rodea la Tierra, caracterizada por las bajas presiones y donde chocan los vientos alisios del sureste y del noreste. Este choque implica la ascensión del aire, una fuerte convección y la continua formación de tormentas, que descargan casi a diario, normalmente durante las tardes. En la capital de Senegal, Dakar, llueve en agosto una media de 14 días al mes, con casi 150 l/m2.

La ZCIT, llamada también Frente Intertropical o Zona de Convergencia Ecuatorial, oscila a lo largo del año. Con un retraso de dos meses, sigue el movimiento aparente del Sol con respecto a la Tierra, buscando el lugar donde los rayos del Sol muestran la menor inclinación. Así, la ZCIT se sitúa en agosto a unos 8º de Latitud Norte, de forma que se extiende desde Centroamérica hacia el centro de África, pasando por el sur de Asia hasta el Océano Índico. Esta oscilación anual no es tan marcada sobre los océanos, donde a duras penas muestra movimiento.

La oscilación norte-sur de la ZCIT define el clima de los países cercanos al Ecuador, donde hace combinar en la misma estación las lluvias más intensas y las temperaturas más altas. Es el caso del sureste de Asia, donde la humedad y el calor convierten esta época del año en el paraíso del bochorno y del sofoco.

En el caso del sureste de Asia, la llegada de las lluvias de la ZCIT, se ve apoyada por otro fenómeno meteorológico: el monzón.


3. El monzón

Cuando el sol calienta el interior del continente asiático, el aire que está en contacto con la superficie también se calienta y asciende, formando una zona de bajas presiones. Al ascender, crea un hueco que es ocupado por el aire cálido y húmedo del océano Indico y del suroeste del Pacífico. Son estos vientos cargados de humedad los que provocan lluvias continuadas y extremadamente abundantes: en Bombay llueve durante 22 días del mes de agosto, recogiendo un total de 553 l/m2, después de los 868 del mes de julio. No colabora al confort el régimen de temperaturas, que oscila entre los 25 y los 30 grados.

Este ambiente tan increíblemente desapacible, que causa inundaciones, cortes de las carreteras y desgracias personales, dejó 30 millones de afectados en India, Bangladesh y Nepal en 2007. A pesar de todo, el monzón es sinónimo de alegría para los habitantes que lo sufren, puesto que la agricultura depende de estas lluvias, que garantizarán las próximas cosechas. En consecuencia, el Servicio Meteorológico Indio tiene la obligación, cada año, de anunciar el día exacto en el que empezará el monzón y como irá avanzando de sur a norte. Durante 40 días, las lluvias se extenderán desde las costas de Kerala, al sur de India hasta Nepal y la cordillera del Himalaya. En sus faldas está Cherrapunji, la localidad más lluviosa de la Tierra, donde recogen, entre mayo y septiembre, 11.430 litros!!!.

La India es el país más típicamente asociado al monzón, pero este fenómeno se extiende a todo el sureste de Asia, incluyendo buena parte de China.

4. Tornados

Uno de los fenómenos meteorológicos que puede dejar lluvias tan intensas como los monzones y vientos tan o más fuertes que los huracanes son los tornados. Aunque los meses de primavera y principio de verano son los más favorables para su aparición, también se dan en el mes de agosto. Concretamente, de los 1.000 tornados que aparecen anualmente en Estados Unidos, 120 se producen en este mes.

La gran mayoría de tornados en Estados Unidos se forman en el "Callejón de los Tornados", una área entre las montañas Rocosas y el río Mississipi, que engloba los estados de Oklahoma, Texas, Arkansas, Dakota del Norte, Dakota del Sur, Iowa y Nebraska.

El Callejón de los Tornados, ubicado en medio de la gran llanura norteamericana, es una zona con muy poco relieve, que facilita la llegada del aire frío de Canadá desde el norte, así como el aire cálido y tropical del Golfo de México desde el sur. El choque entre las dos masas da lugar a violentísimas tormentas y, en su base, a la formación de tornados destructivos.

Este tipo de fenómenos meteorológicos se ha convertido en motivo de atracción turística, con la creación de empresas que ofrecen tours por el Callejón de los Tornados en busca del preciado remolino de viento.


5. Sol de medianoche


Afortunadamente, el mes de agosto también permite observar un fenómeno de la naturaleza único, que no necesita de nubes en el cielo sino todo lo contrario. Se trata del sol de medianoche, es decir, de las 24 horas continuadas de sol que gozan, jornada tras jornada, desde finales de primavera hasta finales de verano en las regiones situadas en el Círculo Polar Ártico (Alaska, Groenlandia, Islandia, Escandinavia y norte de Rusia). Aunque el mejor momento para contemplarlo es en el solsticio de verano, hasta mediados de agosto todavía se puede disfrutar.

El sol de medianoche también se ha convertido en un atractivo turístico, acompañado de las fiestas y eventos culturales correspondientes. Para rizar el rizo, en Islandia se celebra el Arctic Open de Golf, en Akureyri. Es el torneo disputado más cerca del Círculo Polar Ártico, de forma que se puede jugar, si se quiere, durante 24 horas seguidas.

Si nuestro destino turístico no queda enclavado dentro del Círculo Polar Antártico, pero se encuentra cerca, podremos observar las noches blancas. En este caso, el Sol sí llega a ocultarse pero el cielo no llega a oscurecerse.