Archivo de Público
Miércoles, 30 de Julio de 2008

El largo camino hacia el coche eléctrico

El Gobierno quiere que en seis años circulen por las carreteras españolas un millón de automóviles híbridos y eléctricos, frente a los apenas 8.000 que hay ahora 

M.G.F./M.A. ·30/07/2008 - 22:02h

AFP - Londres (Reino Unido) cuenta desde mayo con una estación de recarga para coches eléctricos.

La dependencia energética del petróleo es excesiva en España, tanto para los bolsillos de los consumidores y del Estado como para la calidad del medio ambiente. El Plan del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio para reducir el consumo de petróleo y fomentar el ahorro y la eficiencia energética incluye la incorporación de los vehículos híbridos y eléctricos al parque automovilístico español.

El objetivo es llegar a un millón en 2014 "primando en la medida de lo posible la producción en el interior". Un objetivo difícil de alcanzar teniendo en cuenta el punto de partida. En la actualidad, apenas 8.000 vehículos híbridos o eléctricos circulan por las carreteras españolas, menos del 3% del parque, que supera ya los 28 millones. Además, según datos del sector facilitados a Público, ninguno se fabrica en España, aunque existen varios modelos disponibles, sobre todo híbridos.

Los vehículos híbridos cuentan con un motor de combustión de gasolina y de un sistema de baterías de litio y plomo para poner en marcha su sistema eléctrico, mientras que el coche eléctrico se mueve exclusivamente con sus baterías recargables. El cambio de un coche de gasolina o diésel por un modelo impulsado por energía eléctrica conllevaría, entre otros factores, una adaptación de la red de gasolineras en España.

Y precisamente una de las desventajas de los vehículos eléctricos es la poca autonomía de sus baterías. Estos automóviles tienen energía para recorrer entre 70 a 100 kilómetros, y la recarga de la batería puede tardar hasta dos horas. El coche eléctrico actual está diseñado para desplazamientos cortos, urbanos y que no necesiten mucha potencia, ya que alcanzan una media de 65 kilómetros por hora y conectar, por ejemplo, un sistema de aire acondicionado disminuye el suministro eléctrico al motor.

La tecnología de los modelos eléctricos no podría hoy sustituir a los motores de combustión para largo recorrido. En el caso de los híbridos uno de los inconvenientes es que la baja demanda actual hace que el precio sea más elevado. De hecho, pueden llegar a ser unos 10.000 euros más caros que un modelo no híbrido de características y emisiones de CO2 similares, según fuentes del sector.

Por otro lado, las compañías también investigan posibles carburantes que sustituyan al oro negro, entre los que destacan el gas natural y la segunda generación de combustibles sintéticos como la biomasa, así como la pila de combustible de hidrógeno. El sector ya ha logrado disminuir las emisiones de los vehículos sin rebajar sus prestaciones. Quizás, como quiere el Gobierno, también puedan prescindir del petróleo a medio plazo.