Archivo de Público
Miércoles, 30 de Julio de 2008

Prisas para sacarse el viejo carné de moto

La DGT endurece el examen a partir del 1 de septiembre. Los aspirantes a motorista colapsan las autoescuelas este verano

DIEGO BARCALA ·30/07/2008 - 19:57h

El temor al endurecimiento del examen A de motocicletas de más de 125 cc a partir de septiembre ha llenado las autoescuelas en los últimos meses. Los centros de exámenes de la Dirección General de Tráfico (DGT) permanecen estos días colapsados por alumnos que pretenden aprovechar hasta el último día el sistema actual que apenas exige completar un recorrido que demuestre la capacidad del alumno para mantener el equilibrio sobre dos ruedas. Pasar unos conos con destreza a menos de 20 km/h permite conducir motos de más de 100 caballos de potencia.

El nuevo examen incorporará mayores complicaciones al circuito y añadirá una prueba en vías de libre acceso al tráfico, como en el permiso de turismos. Los futuros candidatos deberán superar una prueba en la que tendrán que alcanzar los 50km/h. La DGT decidió endurecer el examen por al ascenso de las cifras de muertes de motoristas. La estadística dice que el perfil del accidentado es un hombre de 34 años sobre una moto nueva de cilindrada superior a los 500 cc.

"Lo he notado una barbaridad. Normalmente traigo cuatro alumnos al examen y hoy llevo nueve", comenta Ramón Navas, de la autoescuela Sacristán. El circuito de la DGT en Móstoles (Madrid) echa humo. Una decena de motos de 250 cc espera a los alumnos. A pesar de la aparente facilidad del examen, más de la mitad de los candidatos suspende. El paso de la moto por una plancha de metal de apenas un palmo de ancho y 10 metros de largo es insuperable para muchos novatos.

De 300 a 600 euros

"Lo normal es sacártelo a la segunda", comenta el aspirante Juan Carlos Gascón. La inversión media de los alumnos va de 300 a 600 euros de media dependiendo del número de clases contratadas -el precio medio de las lecciones en un circuito similar al del examen es de 30 euros-.

"También puedes sacártelo por libre con la moto de un colega", comenta Gascón. Este examinado, de 36 años, llega al examen en su moto de menos de 125 cc. "La tengo desde hace muchos años. No entiendo por qué tengo que pasar este examen. Ya sé conducir. Parecen malabares de circo, esto no es llevar una moto", opina. Eso sí, admite que el sistema entraña un peligro evidente. "Si apruebo este examen puedo salir de aquí con una moto de 600 cc. Aunque eso también pasa con el de coches", reflexiona.

El circuito actual será el encomendado a los aspirantes del carné de ciclomotores. Hasta ahora, estos alumnos no tenían que pasar una prueba práctica. Los que pretendan adquirir el de motos potentes después de verano deberán superar el viejo circuito, uno nuevo con más giros y a mayor velocidad y la prueba con tráfico real. Esta última prueba ya es realizada por aquellos que pretenden obtener el permiso para motos de más de 125 cc y no tienen más de dos años de experiencia con el carné de turismos (denominado B-1).

Para examinarse por vías abiertas a la circulación, los alumnos recibirán órdenes por un transmisor incorporado a la oreja. El examinador evaluará la actuación del alumno desde un turismo. Esta nueva prueba supondrá un encarecimiento de todo el proceso. Desde las clases prácticas hasta las tasas del examen, que ahora cuestan 86 euros.

"Ahora se caen y no pasa nada pero cuando vayan a 50 km/h ya verás cómo dejan la moto", predice Navas preocupado. Los empresarios de las autoescuelas critican la ampliación del circuito por la inversión que requiere para sus productos. "El Ayuntamiento me deja espacio para que amplie el circuito simulado pero qué hace el que no tenga sitio", pregunta Navas, que tiene su comercio en Parla (Madrid).

Más renovación de motos

Varios de los profesores que presenciaban el examen la semana pasada en Móstoles vaticinaron una reducción de la oferta de autoescuelas que ahora ofrecen clases para el carné de motos. Estos establecimientos prevén un aumento del gasto de la moto. La media de vida útil de estos vehículos de prácticas suele ser de más de cinco años.

El presidente de la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE) José Miguel Báez, cree que el aumento de las matrículas en los últimos meses -en algunas provincias ha superado el 15%- no ha paliado los problemas económicos que las autoescuelas empiezan a notar con motivo de la crisis. "La crisis llega para todos y el carné de conducir también queda postergado" para épocas mejores, analiza Baez.

Las autoescuelas consultadas en el centro de exámenes de Móstoles negaron que hayan bajado las matriculaciones aunque las de inmigrantes han empezado a bajar. "Ahora quieren dar menos clases", razona un profesor.