Archivo de Público
Miércoles, 30 de Julio de 2008

Una acumulación de gases y el calor causaron la explosión de hoy en la calle Infanta Isabel, en Atocha

Unión Fenosa atribuye la deflagración a un posible cortocirtuito en una arqueta subterránea. Las tres personas afectadas han sido ya dadas de alta

EFE / Madrid ·30/07/2008 - 19:49h

 

La acumulación de gases y el calor fueron la causa de la explosión que este mediodía se registró en una cámara de empalme de cables eléctricos de la compañía Unión Fenosa, situada en el subsuelo de la calle Infanta Isabel, en Atocha, a consecuencia de la cual tres personas resultaron heridas leves.

Según un portavoz de Emergencias Madrid, los bomberos han terminado de retirar escombros y airear la zona sobre las 16,30 horas y han tomado pruebas para determinar la toxicidad de los gases emitidos.

De las tres personas afectadas por la onda expansiva de la explosión, dos jóvenes italianos y una señora mayor española que pasaban justo en el momento de la explosión en la confluencia de las calles de Infanta Isabel y Doctor Velasco, sólo la anciana tuvo que ser tratada de una crisis de ansiedad, mientras los chicos se recuperaron de inmediato de lo que sólo fue "un susto".

El Samur, que ha retirado a todos sus efectivos al tiempo que lo hicieron los bomberos, atendió y dio el alta a las tres personas en el mismo lugar del suceso. La policía local, por su parte, ha mantenido cerrados al tráfico el túnel de la glorieta de Atocha y la calle Alfonso XII, en sentido Atocha, entre las 12,30 y las 13,00 horas aproximadamente, para facilitar el trabajo de los bomberos.

En un "hueco" del subsuelo

Según fuentes de Unión Fenosa, la explosión se ha producido en una arqueta subterránea de una línea eléctrica de 220 kilovoltios, de cuatro por once metros, un "hueco" del subsuelo donde se empalman diversos cables eléctricos. Tras analizar las causas de la explosión, que se seguirán investigando, los técnicos han concluido que se ha debido producir en esa cámara una acumulación de gases y, a causa de las altas temperaturas, probablemente un cortocircuito hizo explotar el gas.

La deflagración no ha provocado cortes en el suministro eléctrico de la zona, según las mismas fuentes, aunque sí se han registrado en la estación de Metro de Atocha algunos apagones, pero no ha afectado al paso de los trenes.

A causa de la explosión se abrió un pequeño socavón en la calle de Infanta Isabel, que dejó al aire la vía de entrada a la cámara de empalme y visible la escalera interior de acceso. La confluencia de estas calles está muy cerca del monolito dedicado a las víctimas del 11-M, e igualmente a los accesos al Metro y a la estación de trenes Atocha.