Archivo de Público
Miércoles, 30 de Julio de 2008

Lufthansa suspenderá mañana 28 vuelos de largo recorrido

EFE ·30/07/2008 - 08:35h

EFE - Vista del interior de la terminal B del aeropuerto de Fráncfort, Alemania, ayer martes 29 julio. durante la segunda jornada de huelga de los trabajadores de la aerolínea alemana Lufthansa.

La aerolínea alemana Lufthansa cancelará mañana 28 vuelos de larga distancia, más del doble de las líneas transcontinentales suspendidas hoy en la tercera jornada de la huelga indefinida del personal de cabina y tierra de la compañía aérea.

La mayoría de las cancelaciones se producirán en los aeropuertos de Fráncfort, Múnich y Dusseldorf en conexiones que tenían como destino América y Asia, indicaron hoy desde la compañía.

Lufthansa anunció hoy que cancelará, además, el 10 por ciento de sus vuelos dentro de Alemania y de Europa en los próximos cinco días y apuntó que prepara un plan de recortes más amplio para sus servicios de largo recorrido.

Según la compañía, esas medidas permitirán dar "estabilidad" a su plan de vuelos y "seguridad" a sus pasajeros en cuanto a la planificación de los viajes.

La compañía aérea reaccionó así al término de la tercera jornada de la huelga, que supuso la cancelación de 82 vuelos, 70 de corta distancia y otros doce de largo recorrido, con destino a América, la India y Emiratos Árabes Unidos.

El portavoz del sindicato Ver.di, Harald Reutter, explicó hoy que no consideran necesario emprender otro tipo de acciones en los próximos días, ya que, a su juicio, "los efectos de la huelga siguen en aumento".

"Día a día, se va a agudizar la situación", afirmó Reutter.

Según datos de Ver.di, un total de 5.000 personas -trabajadores de mantenimiento y "catering" en su mayoría- secundaron hoy la huelga, una cifra similar a las registrados en la segunda jornada, después de que el lunes apenas se apreciaran incidencias.

Las negociaciones salariales fracasaron la semana pasada al rechazar Ver.di una oferta con un aumento salarial del 6,7 por ciento en casi dos años, además de una paga extraordinaria única, lo que de facto se traduciría en un incremento anual del 3,35 por ciento.

El sindicato exigía para unos 50.000 empleados de cabina y tierra un aumento del 9,8 por ciento y un convenio con una vigencia de sólo un año.

Esta huelga indefinida agrava la situación en la compañía, que la semana anterior afrontó ya la que llevaron a cabo los pilotos de sus filiales Cityline y Eurowings.