Lunes, 5 de Noviembre de 2007

Achraf niega querer volar la Audiencia Nacional

Declara ante el tribunal que la "operación Nova" fue "un montaje para tapar la masacre terrorista del 11-M". 

Ángeles Vázquez ·05/11/2007 - 20:51h

El presunto cabecilla de la célula terrorista desarticulada en la llamada "operación Nova", Abderrahmane Tahiri, alias Mohamed Achraf, negó ayer ante el tribunal haber tenido intención de volar la Audiencia Nacional. Durante su interrogatorio prácticamente no dejó de decir "no, jamás" para negar todas las acusaciones que hay contra él.El fiscal de la Audiencia Nacional Pedro Rubira pide para Achraf la pena más alta del proceso: 46 años de cárcel por pertenencia a organización terrorista como dirigente, conspiración para atentar, falsificación de documentos y tenencia de útiles para hacerlo. 

Durante su declaración ante la Sección Tercera de lo Penal, Achraf llegó a afirmar que la operación en la que fue detenido junto a otras 29 personas, que también están siendo juzgadas, fue "un montaje para tapar la masacre terrorista del 11-M". En otro momento de su declaración, culpó del supuesto "montaje" al Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y la Unidad Central de Información Exterior de la Policía (UCIE), así como a los confidentes que colaboraron con las Fuerzas de Seguridad en la neutralización del grupo.

En términos similares declaró en su día el también acusado Kamara Birahima Diadie, quien negó haber intentado comprar 1.000 kilos de dinamita y ante el tribunal aseguró que sólo habló con el confidente conocido como Cartagena sobre su adquisición como "juego".

El presunto cabecilla de la red, tupida entre presos de diversas cárceles españolas con los que se comunicaba por cartas, que ante el tribunal negó una a una, dijo que siempre ha defendido los derechos humanos. "En toda mi vida he tratado de convencer a la gente para la defensa de los derechos humanos, porque yo he sido militante de una asociación para la defensa de estos derechos y en contra de los malos tratos o las torturas", aseveró.

Gran Hermano

En este sentido, añadió que el instructor de la causa, Baltasar Garzón, es "un juez injusto, que le gusta la fama. Si quiere salir en la tele que participe en Gran Hermano". En su opinión, el magistrado persigue a los "buenos musulmanes, que rezan y tienen barba" y dijo ser un buen ejemplo. "Nunca ha hecho daño a nadie y llevo tres años en la cárcel", afirmó.

Durante la sesión vespertina, compareció ante el tribunal Cartagena, quien aseguró que Achraf es "un buen musulmán" y que es "generoso", porque "se preocupa por los presos". Como ya ocurrió en su declaración en el juicio del 11-M, el antiguo imán de la mezquita de Roquetas de Mar (Almería) negó todas las manifestaciones que realizó durante la instrucción y que permitieron detener a los ahora acusados de terrorismo islamista. Afirmó haberlas efectuado dichas manifestaciones bajo presión de la UCIE, que le amenazaba con expulsarle de España.

Rifirrafe con el tribunal

Durante su declaración, Cartagena tuvo un rifirrafe con el presidente del tribunal, Alfonso Guevara, cuando se negó a identificar a la persona con la que dijo haber escrito cartas a presos islamistas, informa Efe. Tras tratar de rectificar su respuesta y pedir un intérprete, Guevara le advirtió de que estaba bajo juramento y que si no respondía actuaría contra él. Cartagena, que continuará declarando hoy, accedió a dar el nombre de la otra persona: el acusado Magid Mchmacha.