Archivo de Público
Miércoles, 30 de Julio de 2008

La CNMV regula los chivatazos de fraude en la bolsa

Intenta frenar el abuso y manipulación del mercado y el uso de información privilegiada 

VIRGINIA ZAFRA ·30/07/2008 - 00:01h

Los bancos y cajas españoles tienen desde hace años la obligación de comunicar, por ejemplo, los movimientos de efectivo de determinada cuantía para intentar evitar fraudes a Hacienda. Y está todo reglado para que no puedan saltarse estos trámites. En el mercado de valores, sin embargo, pueden ser conscientes de la existencia de numerosas operaciones supuestamente irregulares y, sin embargo, no comunicárselas a los reguladores porque no está especificado cuándo deben denunciarlo ni por qué cauces.

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha intentado poner fin a esta situación y ha elaborado un formulario a través del que las entidades intermediarias y gestoras de valores estarán obligadas a comunicarle cualquier operación sospechosa de abuso de mercado, de posible uso de información privilegiada o con indicios de manipulación del mercado.Esta decisión, con origen en la Directiva de Abuso de Mercado, tiene como objetivo reducir los fraudes bursátiles. La Comisión debería tener a partir de ahora conocimiento de más operaciones sospechosas para poder perseguirlas. Eso no significa, explican los expertos, que vaya a poder acabar con ellos porque la legislación española del mercado de valores hace muy difícil que puedan castigarse operaciones claramente irregulares. Rara es la opa que se lanza en España sin que el valor haya experimentado en los días u horas previos una subida considerable y la CNMV casi nunca consigue castigar a los que han utilizado la información privilegiada.Para que las entidades que intermedian estas operaciones colaboren más con ella, la Comisión ha determinado cuáles son los indicios que deberían llevar a sospechar. Por ejemplo,operaciones de abuso de mercado pueden darse cuando hay una concentración inusual de transacciones en un valor concreto, cuando se repite una operación entre un pequeño número de clientes en cierto periodo de tiempo o cuando hay una concentración de órdenes de un único cliente.

Préstamo de valores

En los posibles indicios de manipulación del mercado, la CNMV incluye las transacciones que se producen con valores tomados en préstamo.
Precisamente, el organismo presidido por Julio Segura ha recibido en las últimas semanas quejas de varios bancos medianos, como Sabadell, Popular, Bankinter o Pastor, por posible manipulación de sus cotizaciones a través del préstamo de valores. La operativa -que ahora la CNMV incluye en su listado de sospechosas- la estarían llevando a cabo grandes entidades internacionales que utilizan sus informes negativos sobre estos valores para hacer caer las acciones y poder sacar un rendimiento comprando barato unos títulos cuya caída ellas mismas han provocado. Quizá con la denuncia puedan ponerle coto en el futuro a estos ataques, como ya intentan los reguladores de Estados Unidos y Reino Unido.