Archivo de Público
Martes, 29 de Julio de 2008

Indiana Jones divide a Lucas y Spielberg

Harrison Ford podría no volver a hacer de Indiana

ERIK LÓPEZ ·29/07/2008 - 22:34h

En 1981 George Lucas estaba inmerso en su gran proyecto: la saga de La guerra de las galaxias, pero tenía en mente un nuevo personaje para llevar a la gran pantalla: un inquieto arqueólogo llamado Indiana Jones. Para hacerlo, eligió a su amigo Steven Spielberg.

Es decir, que la criatura nació con dos padres, dos cabezas pensantes imaginaron las aventuras del Doctor Jones. Esa fue una de las causas de que la cuarta parte de la saga, la recién estrenada Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal, tardara 19 años en llevarse acabo.

Choque de trenes

Visto el éxito de esta nueva aventura parecía que la quinta parte no iba a demorarse demasiado, pero Lucas y Spielberg han vuelto a discrepar sobre el desarrollo del argumento del nuevo proyecto. En declaraciones realizadas a FoxNews y al Sunday Times, George Lucas ha hablado sobre las diferencias de criterio sobre el futuro de la saga.

Al parecer, Spielberg quiere regresar a los orígenes del personaje. Le gustaría realizar una precuela ambientada antes de En busca del arca perdida. George Lucas resume así la tensión creada entre ellos: “Yo estoy en el futuro, Steven está en el pasado. El quiere intentar llevarlo a su origen, yo quiero trasladarlo a un lugar totalmente diferente”.

Los cineastas ni siquiera se ponen de acuerdo sobre el protagonista. En efecto, al querer hacer una precuela, Spielberg dejaría fuera a Shia LaBeouf, que interpreta un papel en la última parte de la saga. Por el contrario, Lucas quiere convertir a LaBeouf en el heredero cinematográfico de Harrison Ford.

La continuidad de Ford, al menos como protagonista, estaría en ambos casos en peligro. Lucas reconoció que quiere convertirlo en un secundario de lujo, aunque dejó claro que no era una cuestión de edad: “ Tiene 65 años, pero en la última película hizo de todo. Es increíblemente ágil, está mejor que hace 20 años”.

Fuera como fuese, el último Indiana Jones recaudó 750 millones, así que Lucas sentencia: “Si conseguimos ponernos de acuerdo habrá otra película”.