Archivo de Público
Martes, 29 de Julio de 2008

La gran banca gana un 16% más en plena crisis

Es uno de los sectores que mejor capea el temporal, con más negocio y con contención de costes

VIRGINIA ZAFRA ·29/07/2008 - 21:41h

EFE - El presidente del Banco Santander, Emilio Botín, hace sonar la campanilla iniciando asi la Junta General de Accionistas, celebrada el pasado 30 de junio en la capital cántabra.

está pasando una de las peores crisis de su historia y la economía española está también en uno de los momentos más duros de los últimos años. Sin embargo, la banca española, especialmente los grandes, están capeando el temporal.

En el primer semestre, Santander, BBVA, La Caixa, Caja Madrid y Popular (conocidos como la gran banca) aumentaron un 16,3% sus beneficios recurrentes -los que no incluyen las plusvalías por ventas de participaciones ni otros extraordinarios- y los situaron en 10.125 millones de euros. Esta cifra sigue siendo muy elevada si se compara con la mayoría de los sectores y, sobre todo, si se tiene en cuenta que el Gobierno ha rebajado ya en dos ocasiones el crecimiento previsto para este año y ha pasado del 3,1% inicial al 1,6% que baraja en estos momentos.

Las razones para este aguante están en la diversificación geográfica que tienen sobre todo los dos gigantes -representan el 76% del resultado de los cinco-, en el mantenimiento de un ritmo elevado en su negocio tradicional de concesión de créditos y de gestión de activos, y en la contención de costes. Con ese mix, están superando una crisis que les impide acceder a la financiación en condiciones normales y que está paralizando el negocio de hipotecas en España, en el que habían basado su crecimiento en los últimos años.

Además, los problemas que atraviesan los mercados de valores han tocado una de sus líneas de flotación: las comisiones. Los cinco grandes han aumentado estos ingresos apenas un 1% en el primer semestre y tres de ellos -La Caixa, Caja Madrid y Popular- han visto cómo caía esta partida por las menores operaciones realizadas y por la bajada del negocio de fondos de inversión.

Frente a esos problemas y al aumento de la morosidad, los primeros ejecutivos de las entidades insisten en mantener sus previsiones de resultados para este año. Reconocen que el nuevo entorno es mucho más difícil pero todos aseguran que conseguirán solventarlo. Y, sobre todo, recuerdan que hasta el momento lo han hecho mucho mejor que sus competidores internacionales, que en la mayor parte de los casos han tenido que reconocer pérdidas o bajadas radicales en sus beneficios.

Aumento de precios

 

La fórmula más utilizada para afrontar la crisis en España será el aumento del precio que cobran a los clientes: créditos más caros, principalmente, y menores rendimientos en los productos de inversión. Además, confían en el aumento del ahorro, una tónica habitual cuando la economía empeora. En sus negocios en el extranjero tienen mejores expectativas los dos próximos años, sobre todo en México y Brasil.

Si las cosas se ponen más feas todavía, estas entidades podrán hacer efectivas las millonarias plusvalías latentes que tienen en su cartera de participadas. Precisamente, las ventas que hicieron el año pasado, y que este año no existen, han provocado que la cifra total de beneficios (con atípicos) de la gran banca sea un 0,83% inferior a la del año pasado. Situación desconocida desde principios de 2003.