Archivo de Público
Martes, 29 de Julio de 2008

El PP tiende la mano al Gobierno pero pide recursos para mantener el gasto social

EFE ·29/07/2008 - 07:36h

EFE - El presidente del Partido Popular (PP), Mariano Rajoy (c); la secretaria general y presidenta del partido en Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, y el presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz Alonso, durante la reunión hoy del Comité Autonómico del PP en San Millán de la Cogolla.

El PP ha tendido hoy la mano al Gobierno para llegar a un acuerdo en materia de financiación autonómica, pero ha pedido al Ejecutivo, que anda "desorientado" en este asunto, según este partido, que aporte más recursos a las autonomías para poder mantener el gasto social.

En una declaración conjunta suscrita por los líderes regionales del partido en San Millán de la Cogolla, en La Rioja, el presidente de los "populares", Mariano Rajoy, acompañado del anfitrión, el jefe del Ejecutivo riojano, Pedro Sanz, ha exigido en concreto al Gobierno que el sistema financie todos los servicios traspasados y, especialmente, la Ley de Dependencia.

Rajoy ha puesto a su partido a disposición del Gobierno porque cree que éste "precisa ayuda", ya que, afirma, está "desorientado, confundido y da la sensación de no saber por dónde anda".

De acuerdo con el Gobierno en la necesidad de mantener el gasto social, el PP ha demandado más recursos para que se cumpla ese objetivo.

Al encuentro en San Millán han asistido, entre otros y además de Rajoy, la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal; los vicesecretarios de Organización y Territorial, Ana Mato y Javier Arenas, y los portavoces parlamentarios del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, y en el Senado, Pío García Escudero.

También han participado en la reunión los presidentes autonómicos de Madrid, Esperanza Aguirre; Comunidad Valenciana, Francisco Camps; Castilla y León, Juan Vicente Herrera; Murcia, Ramón Luis Valcárcel, y La Rioja, Pedro Sanz, así como los de las ciudades autónomas de Ceuta, Juan Jesús Vivas, y Melilla, Juan José Imbroda.

La reunión ha servido para constituir el comité autonómico del partido, previsto en las ponencias aprobadas en el Congreso de Valencia, y para suscribir un decálogo con las líneas generales que, en opinión del PP, deben regir el nuevo modelo de financiación autonómica.

Ante la situación de "impass" del Gobierno, que, según Rajoy, está generando en este asunto una "tensión" que "debe bajar", el PP ha mostrado su "mejor disposición" a negociar el sistema y llegar a un acuerdo para un modelo que dé respuesta al "cambio cualitativo" que se ha producido en la distribución del gasto público.

El PP insta al Ejecutivo a que "esté a la altura de las circunstancias" y "meta" recursos en el sistema, a fin de que las autonomías presten adecuadamente los servicios educativos, sanitarios y sociales transferidos.

Propone el PP un sistema "plenamente respetuoso" con la Constitución y con los principios de solidaridad, suficiencia financiera e igual acceso de los ciudadanos a los servicios.

Un sistema que sea producto de un acuerdo unánime y, por tanto, que se pacte de forma multilateral, "como se ha hecho siempre", en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, ha dicho Rajoy.

Para el PP, el modelo debe aportar recursos para que las autonomías puedan aplicar la Ley de Dependencia, lo que no prevé el actual sistema.

"No basta con hacer leyes. Hay que dotarlas de recursos", ha enfatizado Rajoy antes de reivindicar un nuevo modelo con vigencia indefinida, para que las comunidades puedan hacer planes de cara al futuro y para evitar que la negociación de este asunto se utilice para otros debates.

Su decálogo apuesta por la suficiencia financiera de las autonomías y por la aplicación como primera variable de la población real de cada comunidad, aunque también debe tenerse en cuenta factores como la insularidad, la dispersión o la superficie.

Según el PP, las autonomías deben recibir los recursos a través de impuestos recaudados o parcialmente cedidos en su región, pero ello "nunca" debe suponer una subida de impuestos, asegura el decálogo.

Rajoy ha dicho que la solidaridad es irrenunciable, de tal manera que el sistema que se apruebe debe asegurar los recursos suficientes a las regiones para prestar los servicios transferidos, sea cual sea su capacidad fiscal.

Incrementar las competencias normativas de las comunidades sobre tributos cedidos, pero respetando la "eficacia y la armonía" del sistema fiscal; avanzar en fórmulas de participación en la Agencia Tributaria, y un tratamiento específico y adecuado para satisfacer las especificidades de Ceuta y Melilla, son otros de los asuntos que el PP quiere negociar.