Archivo de Público
Martes, 29 de Julio de 2008

Bush autoriza por primera vez en 50 años la ejecución de un miembro del ejército

Según la justicia militar, un soldado no puede ser ejecutado hasta que el presidente haya aprobado la sentencia

AGENCIAS ·29/07/2008 - 10:43h

AP - Ronald Gray ha sido condenado por los asesinatos y violaciones que cometió en 1988.

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush ha aprobado la que sería la primera ejecución en 51 años de un miembro de las Fuerzas Armadas. Ronald Gray ha sido declarado culpable de los asesinatos y violaciones perpretados cuando se encontraba en las instalaciones del ejército en Fort Bragg (Carolina del Norte) en 1988.

El presidente estadounidense firmó un pedido del ejército para que Gray fuera ejecutado después de su condena en una corte marcial de hace 20 años por múltiples cargos de asesinato y violación. Bush, se convierte así en el primer presidente de Estados Unidos en autorizar una ejecución militar en más de medio siglo.

"Aunque aprobar una sentencia de muerte contra un miembro de nuestros servicios armados es una decisión grave y difícil para un Comandante en Jefe, el presidente cree que los hechos en este caso no dejan dudas de que la sentencia se justifica", dijo Dana Perino, portavoz de la Casa Blanca.

Una historia de violaciones y asesinatos 

Gray fue condenado por la violación y asesinato de una mujer cerca de su puesto de control en Fort Bragg, en Carolina del Norte, así como de la violación e intento de asesinato de una compañera. Ha estado detenido en un pabellón de condenados a muerte en una prisión militar en Kansas desde abril de 1988.

"Los pensamientos y rezos del presidente están con las víctimas de estos atroces crímenes y con sus familias y todos los afectados", añadió Perino. Alegando posibles desafíos legales, Perino declinó realizar más comentarios sobre la que podría ser la primera ejecución militar en Estados Unidos desde 1961. 

Tanto el tribunal civil como el militar consideraron a Gray responsable de estos crímenes cometidos entre abril de 1986 y enero de 1987. El propio Gray reconoció su culpabilidad y fue condenado a tres y cinco cadenas perpetuas.

Posteriormente, en una corte marcial en abril de 1988 fue declarado culpable de dos asesinatos, un intento de asesinato y tres violaciones. El jurado decidió la condena a muerte por unanimidad. A diferencia de los tribunales civiles, un militar no puede ser ejecutado hasta que el presidente de Estados Unidos haya aprobado la sentencia.

Militares en el corredor de la muerte 

Varios miembros de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos han sido ejecutados a lo largo de la historia, pero en sólo diez casos se contó con la aprobación presidencial. Los tribunales militares todavía no han determinado el día de la ejecución de Gray, ya que éste aún puede recurrir ante la corte civil federal.

El Ejército también ha solicitado a Bush la aprobación de la ejecución de otro soldado condenado, Dwight Loving, que ha sido declarado culpable de robo y asesinato de dos taxistas en 1988.

El último presidente en aprobar una ejecución militar fue Dwight Eisenhower en 1957. El también soldado John Bennet fue declarado culpable de violación y del intento de asesinato de una niña austríaca de 11 años y murió en la horca en 1961. Un año después, el presidente John F. Kennedy conmutó otra sentencia a muerte. Actualmente hay seis militares en el corredor de la muerte.