Archivo de Público
Martes, 29 de Julio de 2008

El Santander mejora su beneficio neto un 6,1% hasta junio

El banco presidido por Emilio Botín gana 4.730 millones de euros en el primer semestre de 2008

EFE ·29/07/2008 - 09:01h

El presidente del Santander, Emilio Botín.

El Grupo Santander logró un beneficio neto atribuido de 4.730 millones de euros en el primer semestre de 2008, un 6,1% más que entre enero y junio del año pasado, cifra que hubiera crecido el 22% sin tener en cuenta las plusvalías, comunicó hoy la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Este resultado, superior a las previsiones de los analistas, se debió, en gran parte, a que los ingresos crecieron el 16%, 3,5 veces más que los costes (5%), lo que determinó un incremento del 26% del margen de explotación -el que mejor refleja la evolución del negocio puramente bancario-, explica la entidad.

La crisis financiera y la desaceleración de algunas economías, precisa el banco, han implicado un menor crecimiento de la actividad y un incremento de la mora, que se situó en el 1,34% frente al 0,83% de un año antes, lo que se ha traducido en mayores necesidades de provisiones, que crecen un 65%, hasta 2.475 millones de euros. 

Beneficios gigantescos, pero menos

La crisis económica ha empezado a hacer mella en las cinco grandes entidades financieras españolas, que, a pesar de anotarse ganancias netas de 10.656,7 millones de euros durante el primer semestre, las han reducido un 0,8% respecto a 2007 por primera vez en cinco años.

Aunque las menores plusvalías anotadas en este periodo explican parte de ese ligero descenso de los resultados, lo cierto es que también han tenido mucho que ver el menor ritmo de crecimiento del crédito, el alza de la morosidad, el aumento de las dotaciones y el cierre de los mercados como método de obtener liquidez.

De "las cinco grandes" -Santander, BBVA, La Caixa, Caja Madrid y el Banco Popular- , el Santander fue una vez más el líder indiscuible.

En cualquier caso, el banco reconoce que la crisis financiera y la desaceleración de algunas economías implicaron un menor crecimento de la actividad y un incremento de la mora, que se situó en el 1,34% frente al 0,83% de un año antes, lo que se tradujo en mayores necesidades de provisiones, que crecieron un 65%.