Archivo de Público
Lunes, 28 de Julio de 2008

A la cárcel por tratar de echar al mar a inmigrantes

Cinco años de prisión para dos patrones que transportaban extranjeros

PUBLICO ·28/07/2008 - 21:20h

Intentar arrojar a inmigrantes por la borda es un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros. Al menos así lo cree la Audiencia Provincial de Almería, que ha condenado a cinco años de cárcel a dos hombres, de nacionalidad argelina que, en 2006, trasladaban a 59 compatriotas a España. Para que no les cazara la Policía trataron de obligarles a saltar al agua antes de llegar a la costa.

El pesquero transportaba a 59 argelinos desde Beni Saf (Argel) hasta la playa de Macenas, en la localidad almeriense de Mojácar, según consta en la sentencia a la que tuvo acceso Europa Press.El patrón del barco era N. H., de 55 años y ahora, uno de los condenados. Le ayudabaCh. H., de 41 años. A una milla del litoral almeriense, el patrón exigió al pasaje que se arrojase al mar y alcanzase a nado la costa. De este modo quería evitar al Servicio integral de Vigilancia Exterior.

Los inmigrantes se negaron y, ante la insistencia de ambos patrones, se amotinaron. Los condenados se vieron obligados a continuar navegando hacia la playa, en la que embarrancaron debido a la poca profundidad de las aguas en la zona. Ch.H. logró escapar de la Guardia Civil pero poco después fue localizado en Madrid.

Lucha compartida

 

Por otro lado, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, apostó ayer por realizar una "gestión compartida de la inmigración ilegal" junto con la autoridades mauritanas. Durante una visita a la Exposición Internacional de Zaragoza junto al presidente de Mauritania, Sidi Puld Cheikn Adallhi, el ministro señaló que ambos países comparten la misma "visión" sobre la inmigración sin papeles.

El país africano ha cobrado relieve en el mapa internacional de la inmigración porque la presión policial en Marruecos ha derivado el tránsito de inmigrantes hacia Europa a Mauritania. Las costas de este estado están al sur de la playa canaria de los Cristianos, por lo que numerosos traficantes de trabajadores utilizan el país africano para sus envíos de cayucos.

De ahí, el interés de Rubalcaba por mantener un "compromiso de cooperación". El ministro también defendió la colaboración en economía, educación y la lucha contra el crimen organizado.