Archivo de Público
Lunes, 28 de Julio de 2008

Turquía acusa a los separatistas kurdos del atentado de Estambul, pero el PKK lo niega

EFE ·28/07/2008 - 09:44h

EFE - Expertos forenses inspeccionan el lugar donde se registró una explosión en el distrito de Gungoren, en Estambul (Turquía), en la que murieron 13 personas y 70 más resultaron heridas.

Amplios sectores de la política y prensa turca acusaron hoy al separatismo kurdo del doble atentado de bomba anoche en Estambul, con 17 muertos y unos 150 heridos, aunque el ilegal Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK) ha negado ser responsable del ataque.

Hasta la tarde de hoy nadie había reclamado aún la autoría del ataque terrorista sucedido en el barrio obrero de Güngören, en la parte europea de la metrópolis.

El gobernador de Estambul, Muammer Güler, apuntó al separatismo kurdo, concretamente al PKK, como autor de los hechos, y destacó que los atacantes buscaron "causar el mayor número de víctimas".

Tras ser preguntado sobre si el PKK estaba detrás del atentado de anoche Güler afirmó hoy que "parece tener relación con la organización separatista".

Entre los 154 heridos hay una decena que se encuentra en estado grave, mientras que entre los fallecidos hay cuatro niños.

Los responsables del atentado colocaron primero una bomba de baja intensidad para atraer a la gente y, sólo diez minutos más tarde, hicieron explotar el segundo artefacto, de mucha más fuerza.

"El terrorismo no distingue raza, religión o sexo. Por eso debemos estar unidos, ser solidarios, y aislar a la organización terrorista", manifestó hoy el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, quien suspendió el consejo de ministros y viajó a Estambul a rendir un homenaje a las víctimas.

Eso sí, el jefe de Gobierno se negó a dar el nombre de la organización terrorista que pueda estar detrás de los atentados, "para no hacerle propaganda", y prometió informar a la sociedad sobre el estado de las pesquisas.

Pero los seguidores que le rodeaban no cesaron de gritar: "¡Abajo el PKK!¡Abajo el PKK!", en referencia a la organización armada Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), a la que también la prensa acusó de ser autor de la matanza.

El diario turco "Hurriyet" titula hoy "Masacre de civiles del PKK", mientras que el rotativo Sabah, cercano al gobierno islamista moderado, asegura "Conocemos a los asesinos", en directa referencia al grupo separatista kurdo.

También el líder de la oposición, el nacionalista laico Deniz Baykal, se apuntó a la tesis de la autoría del PKK e invitó a los ciudadanos a protestar contra el atentado.

Anoche, fuentes de la policía señalaron a EFE en Ankara que "todo indica" que el ataque fue perpetrado por el PKK y destacaron que "no sería la primera vez" que ese grupo terrorista hace estallar una bomba de escasa potencia en un cubo de basura en la calle, para detonar una gran bomba minutos más tarde.

El ministro del Interior, Besir Atalay, fue más precavido y hoy explicó que la policía "investiga todas las posibilidades".

De hecho, Ahmet Türk, el líder del Partido de la Sociedad Democrática (DTP), al que se acusa de ser el brazo político del PKK, condenó "duramente" el atentado.

Criticó que se haya señalado al PKK, sin pruebas, como autor del atentado y exigió que se investigue en todas las direcciones.

Por su parte, un dirigente del PKK en Europa, Zübeyir Aydar, condenó en declaraciones a la agencia pro-kurda "Firat" el atentado y desvinculó a su organización del ataque.

"Esta acción no tiene ninguna relación con el movimiento de liberación kurdo ni con el PKK. No tenemos noticia (de que el PKK lo haya organizado)", señaló Aydar.

"Estamos en contra de este tipo de ataques. Pensamos que esta acción ha sido realizada por las fuerzas oscuras. Damos el pésame a las familias cuyas vidas han quedado destrozadas por esta tragedia y al pueblo de Turquía", agregó.

Para el dirigente del grupo armado, el atentado de anoche tiene que ver con la red conocida como "Ergenekon" y con el proceso de ilegalización del gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), que hoy entró en su fase final.

En los últimos meses, decenas de personas -entre las que se cuentan altos mandos militares en la reserva y políticos laicos y nacionalistas- han sido detenidas y acusadas de intentar crear el caos en el país a través de atentados para así forzar a la dimisión al gobierno de Erdogan.

La pasada semana, los tribunales aceptaron investigar esta red de ideología ultranacionalista y que, según la Fiscalía, es la culpable de la mayoría de los atentados y asesinatos sin resolver de los últimos años.