Archivo de Público
Lunes, 28 de Julio de 2008

"Se me cruzaron los cables"

Enrique López Llamas, del PP, se enfrentó a los porteros de una discoteca, que no le dejaron entrar por presentar síntomas de embriaguez y lleva una indumentaria "poco adecuada"

EFE ·28/07/2008 - 16:38h

El alcalde del municipio zamorano de Santa Clara de Avedillo, Enrique López Llamas (PP), de 66 años, fue detenido el domingo por amenazar con un revolver a los porteros de una discoteca de Zamora que no le dejaron acceder al local.

Según un comunicado de la Subdelegación del Gobierno, el detenido se presentó la madrugada del domingo en la puerta de la discoteca a la que pretendía acceder, pero los porteros le negaron la entrada por presentar síntomas de embriaguez y por portar "una indumentaria inadecuada".

Horas más tarde, el edil de Santa Clara de Avedillo se personó de nuevo en el establecimiento provisto de un revolver con el que amenazó a los porteros a los que dijo "os voy a matar", según la Subdelegación del Gobierno.

Ya está en libertad 

Ante esta situación, los porteros se abalanzaron sobre él para reducirle y llamaron a la policía que se personó en el lugar y detuvo al edil.

Tras pasar la jornada del domingo en los calabozos, Enrique López ya está en libertad, aunque a la espera de juicio y con la obligación de personarse el primer día de cada mes 1 en la comisaría.

Se le cruzaron los cables 

El propio alcalde ha reconocido que se le "cruzaron los cables por los primeros empujones que me dieron los porteros cuando no me quisieron dejar entrar".

Además ha afirmado que la segunda vez que se acercó al local, después de cambiarse de ropa, fue para pedir explicaciones, y ha asegurado que la pequeña pistola que portaba era un regalo de un armero amigo suyo y "no está terminada, por lo que no dispara ni tiene munición, es un elemento decorativo antiguo".

El alcalde ha asegurado que nunca pretendió disparar ya que "a la pistola le faltan piezas y no está diseñada para hacerlo", aunque ha pedido perdón por todo lo sucedido y ha reiterado: "se me cruzaron los cables porque no entendía por qué no me dejaban entrar".