Archivo de Público
Lunes, 28 de Julio de 2008

Fuerzas leales a Abbas apresan a 54 militantes de Hamas en Cisjordania

Esta nueva operación se produce después de las detenciones de más de cien militantes de Fatah, movimiento nacionalista liderado por Abbas, realizadas por Hamas

PÚBLICO.ES / EFE ·28/07/2008 - 10:37h

ABBAS MOMANI - AFP - Los enfrentamientos entre los diferentes movimientos palestinos se han llevado la vida de decenas de personas y han acabado con secuestros y detenciones entre los bandos.

Fuerzas de seguridad leales al presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abbas, han detenido a 54 militantes de Hamas en Cisjordania, denunció hoy en un comunicado el movimiento islamista en Gaza. 

En la declaración se precisa que se trata de la mayor operación de represión contra Hamás en Cisjordania desde que el movimiento islamista tomó, hace algo más de un año, el control de Gaza tras expulsar de la franja a las fuerzas leales a Abbas.

Según Hamas, la mayoría de los detenidos son residentes de Nablusa y entre ellos figuran "notables, académicos y estudiantes".

La operación se produce después de que Hamas detuviera durante el fin de semana en Gaza a más de un centenar de militantes y simpatizantes del movimiento nacionalista Fatah, que lidera Abbas y al que acusa de tres atentados que el pasado viernes costó la vida en la franja a siete personas, entre ellas una niña de ocho años.

Fatah negó la autoría de los atentados, que atribuyó a ajustes de cuentas internos en el seno de Hamas y que han suscitado un repunte de la tensión entre ambos movimientos, los más representativos en el pueblo palestino.

Dificultades para los acuerdos sobre Jerusalén

El primer ministro israelí, Ehud Olmert, consideró hoy "prácticamente imposible" alcanzar este año un acuerdo con los palestinos sobre Jerusalén, en el marco del proceso de negociación iniciado en noviembre pasado en la cumbre de Annapolis (EEUU).

"No creo que el entendimiento pueda incluir Jerusalén", afirmó Olmert en una comparecencia ante el comité de Relaciones de Exteriores y de Defensa del Parlamento israelí, según el diario Haaretz, que cita fuentes presentes en la reunión.

"En esas condiciones, es prácticamente imposible que el entendimiento incluya Jerusalén" advirtió Olmert, en alusión a la exigencia de los palestinos de establecer en la parte este de la ciudad (árabe) la capital de su futuro estado independiente.

Olmert precisó que las posiciones de israelíes y palestinos sobre otros asuntos de la negociación -como las fronteras del Estado palestino y el problema de los refugiados- son muchos más cercanas.

Las declaraciones de Olmert se producen en vísperas de que delegaciones israelíes y palestinas se reúnan el próximo miércoles en Washington con funcionarios estadounidenses para tratar de avanzar en el conocido como proceso de negociación de Annapolis.

Enfrentamientos entre palestinos

El movimiento de resistencia islámica de Hamas no tomó parte en la vida política de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) desde su formación en 1994 hasta 2006, incluyendo las elecciones del Consejo Legislativo Palestino (CLP) en 1996 y la elección presidencial en 1995. Sin embargo, antes de las elecciones regionales, Hamas declaró su intención de participar en la vida política.

El poder del gobierno en la ANP fue dividido entre los que apoyan al presidente Mahmud Abbas (Abu Mazen), el jefe de Fatah, y los del Primer Ministro Ismail Haniya, un activista oficial por Hamas. La reacción de Fatah a su derrota en las elecciones en enero 2006 fue el rechazo de la oferta por Hamas para formar un gobierno de unidad nacional. Desde aquel momento, militantes de Fatah y Hamas se han enfrentado en las calles hasta principios de 2007, cuando se intensificaron los ataques armados entre ambos bandos que acabaron en decenas de muertos y de secuestrados. 

Asimismo, la comunidad internacional se ha negado siempre, desde la victoria electoral de Hamas en las elecciones palestinas del 2006, a prestar ayuda financiera o reconocimiento legítimo al gobierno de la organización nacionalista, debido a que esta organización se niega, hasta el momento, a aceptar los tres puntos básicos exigidos por la ONU para avanzar en el proceso de paz: el reconocimiento del derecho de Israel a existir, renunciar a la violencia terrorista y aceptar los Acuerdos de Oslo.