Archivo de Público
Domingo, 27 de Julio de 2008

India, en alerta máxima

La Policía ha desactivado cuatro bombas tras los ataques que causaron 46 muertos en dos días 

ELISA RECHE ·27/07/2008 - 21:12h

AFP - Un herido en los atentados convalenciente en el hospital.

Las principales ciudades indias se encuentran en estado de alerta tras la cadena de atentados que sacudieron el pasado sábado la ciudad de Ahmedabad, en el estado de Gujarat, y que acabaron con la vida de al menos 45 personas y causaron heridas a otras 145.

Mientras se incrementa la seguridad en mercados, estaciones de trenes, hospitales y aeropuertos del país, la Policía busca a los autores de las 17 explosiones ocurridas en Ahmedabad y de la colocación de otras ocho bombas un día antes en Bangalore, el epicentro tecnológico indio. Treinta personas han sido detenidas hasta ahora para ser interrogadas, según una fuente policial citada por la agencia IANS.


La Policía halló en la ciudad de Surat una bomba sin detona. Era la cuarta bomba que desactivaba desde el sábado.


La presidenta india, Pratibha Patil, ha realizado un llamamiento a la calma y ha pedido a la población que permanezca "firme" y se mantenga "la paz y la armonía entre comunidades".

El primer ministro indio, Manmohan Singh, visitará hoy lunes Ahmedabad para evaluar la situación tras los atentados que se produjeron en el intervalo de una hora en diversos lugares muy transitados de la ciudad. Es la primera vez que se atenta contra un hospital en la India.

Amenazas por teléfono

Una llamada desde Pakistán amenazando con futuras explosiones en el estado sureño de Kerala ha puesto a la Policía en estado de alerta absoluta.

Por otra parte, el Ejército indio patrulla los barrios más conflictivos de Ahmedabad, donde las tensiones entre hindúes y musulmanes son frecuentes, para controlar posibles estallidos de violencia entre ambas comunidades a raíz de los últimos atentados.

Según informan medios locales, un grupo islamista poco conocido llamado los Muyahidines Indios reclamó la autoría de la cadena de ataques coordinados con mucha precisión a través de un correo electrónico enviado a un canal de televisión. Los Muyahidines Indios también se declararon responsables de otra serie de explosiones ocurridas en mayo en Jaipur y que acabaron con la vida de 60 personas.

Los dos estados donde se han producido los atentados están gobernados por el partido nacionalista hindú Bharatiya Janata (BJP). El BJP pasó en una década de ser un partido minoritario a gobernar el país en 1999 explotando en gran medida las diferencias entre hindúes y musulmanes.

Con respecto a esta oleada de atentados que ha sacudido Ahmedabad, el jefe de Gobierno de Gujarat, Narendra Modi, ha afirmado que "los terroristas están librando una guerra en India. Estaremos preparados para una larga batalla contra el terrorismo". Por su parte, el líder del BJP, L. K. Advani, ya ha levantado la voz para exigir una legislación más dura para luchar contra el terrorismo.Los atentados de Ahmedabad y Bangalore parecen ser parte de un ataque islamista que intenta desestabilizar el país y enfrentar a las comunidades hindú y musulmana. Los ataques islamistas han radicalizado a su vez a la población hindú, que cada vez se muestra más dispuesta a votar al BJP y culpa a los musulmanes del país de no sentirse indios.

La elección de Ahmedabad para la comisión del atentado no parece casual. Se trata de una ciudad con una enorme carga simbólica y polémica porque fue el escenario de graves disturbios religiosos en 2002. Tras el incendio de el vagón de un tren que transportaba a peregrinos hindúes por parte de presuntos terroristas islámicos, la ciudad se sumió en una orgía de violencia que acabó con la vida de 1.000 personas, la mayoría de ellas musulmana, tras la prácticamente inexistente actuación de la policía para contener los disturbios.

En aquel momento, el jefe de Gobierno de Gujarat ya era Narendra Modi, quien posteriormente fue reelegido con mayoría absoluta y sigue gobernando el estado.

Ningún atentado esclarecido

Una comisión parlamentaria investiga en la actualidad cómo fue posible que los disturbios de 2002 llegaran tan lejos sin que se activaran los mecanismos de control habituales, pero todavía se encuentra lejos de alcanzar ninguna conclusión.

Modi llamó el sábado a la calma a la población, pero su Administración teme disturbios una vez los cadáveres hayan sido incinerados o enterrados.

"No se trata de un ataque aislado contra Gujarat. Este tipo de atentados ya han tenido lugar antes en Rajastán, Bangalore y otros lugares. Es una conspiración contra la nación", declaró a la prensa en el ministro regional de Salud, Jaynarayan Vyas.

El ministro se negó a entrar en el debate que se ha producido en los medios de comunicación indios, que ponen el énfasis en el hecho de que la Policía no ha logrado esclarecer ninguno de los atentados de los últimos meses, ni impedirlos pese a haber elevado el nivel de alerta.