Archivo de Público
Domingo, 27 de Julio de 2008

Varios bancos presionan a la CNMV por ataques a sus valores

Grandes entidades internacionales habrían provocado sus caídas para lucrarse

V. ZAFRA / A. ESTRADA ·27/07/2008 - 15:55h

Propagar rumores falsos en el mercado para beneficiarse de ellos es una de las trampas más añejas de la bolsa. Ahora vuelve a estar de moda (quizá nunca dejó de estarlo), pero con mayor nivel de sofisticación para que sea más rentable y, a la par, más difícil de perseguir. Los reguladores de Estados Unidos y de Reino Unido se han dado cuenta de ello y han decidido ponerle coto.

Probablemente no los han cortado de raíz, pero lo que sí parecen haber conseguido es que las grandes entidades y los hedge funds que hacían uso de esta fórmula trasladen su modus operandi a otros países. Y uno de ellos es España.

Así lo han denunciado varios bancos medianos españoles a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), a la que han reclamado que actúe para evitar que tiren deliberadamente sus cotizaciones para lucrarse con ello. Las quejas han llegado en escritos formales y en reuniones al más alto nivel.

La fórmula es simple y muy efectiva si la aplican grandes entidades internacionales con mucho predicamento en el mercado y con gran capacidad financiera. El primer paso es tomar prestado un paquete de acciones del banco sobre el que se quiera especular. Al prestamista se le paga una rentabilidad pongamos del 4%.

Popular, Sabadell, Bankinter o Banco Pastor estarían entre los perjudicados 

El segundo es vender las acciones. El tercero, publicar un informe con previsiones de esa entidad manifiestamente negativas (y a veces erróneas) que provoca una fuerte caída del valor, digamos del 7%. Y el cuarto, recomprar esos títulos y devolvérselos al propietario, que obtiene su 4% de rentabilidad pactada, mientras el gran banco internacional ha conseguido una ganancia del 3%.

Abuso de mercado

Esta operativa -sin incluir la publicación del informe- se denomina venta a corto y es absolutamente legal. Lo que no es aceptable es la difusión de informes o de rumores falsos para lucrarse. Eso es abuso de mercado y es la vía que tendría la CNMV para perseguir esas operaciones. La Ley del Mercado de Valores también le habilita, con autorización del Ministerio de Economía, a fijar límites al volumen de operaciones de préstamo o a sus condiciones atendiendo a la situación del mercado. Además puede establecer obligaciones específicas de información sobre las operaciones.

Fuentes de la CNMV consultadas por Público no quisieron comentar cómo va a actuar este organismo. El presidente de Banco Popular, una de las entidades que habrían sufrido estos ataques, al igual que Sabadell,Bankinter o Banco Pastor, se quejó en la presentación de resultados del jueves pasado de la existencia de estas operaciones.

Ángel Ron explicó que la corrección exagerada que se ha aplicado a la banca mediana española se ha visto agravada por este tipo de actuaciones. A BBVA y Santander no les afecta tanto porque mover sus cotizaciones requiere inversiones mucho más elevadas. Ron apostilló: "a veces se publican informes sobre la banca y la economía española que no responden a la realidad". A buen entendedor...