Archivo de Público
Domingo, 27 de Julio de 2008

El 'comando Vizcaya' planeaba una campaña de atentados en Andalucía en agosto

EFE ·27/07/2008 - 04:07h

EFE - Llegada ayer a la Audiencia Nacional de los nueve presuntos miembros de ETA detenidos el pasado martes por la Guardia Civil tras la desarticulación del "complejo Vizcaya" donde el juez Baltasar Garzón les tomó declaración.

El 'comando Vizcaya' de ETA, desarticulado esta semana por la Guardia Civil, planeaba una cadena de atentados en lugares de ocio, centros comerciales y hoteles de Andalucía a partir del próximo mes de agosto y tenía órdenes de realizar seguimientos al diputado general de Álava, Ramón Rabanera.

Así se desprende del auto emitido hoy por el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, que ha enviado a prisión a siete de los presuntos miembros y colaboradores del llamado 'complejo Vizcaya', el grupo más activo y peligroso desde el final del alto el fuego de la banda terrorista.

En junio pasado, el presunto jefe militar de ETA, Garikoitz Aspiazu "Txeroki", ordenó al jefe del 'comando Vizcaya', Arkaitz Goikoetxea, y Asier Borrero -un 'liberado' del grupo que se encuentra huido- que prepararan una campaña de atentados contra intereses turísticos en Andalucía.

Para ello, ya habían concertado una cita en Granada, el próximo 15 de agosto, al objeto de recibir las instrucciones para comenzar dichas acciones terroristas.

Además de la campaña de verano de atentados en Andalucía, se atribuye al comando la tentativa de atentado contra una patrulla de la Ertzaintza en el Puerto Viejo de Algorta (Vizcaya) durante las fiestas de la localidad.

En su año y medio de actividad, la dirección de ETA también ordenó al comando realizar seguimientos e informaciones sobre el diputado general de Álava, Ramón Rabanera, empresas relacionadas con el Tren de Alta Velocidad y el cuartel de la Guardia Civil de Burgos.

También se dieron instrucciones para investigar casas del Pueblo, sedes del PP y comisarías de la Ertzaintza.

El auto del juez Garzón detalla los planes de secuestro y asesinato del concejal del PSE de Eibar Benjamín Atutxa, quien fue vigilado entre octubre de 2007 y abril de 2008 por Olga Comes, detenida en Francia el pasado jueves.

Las jeringuillas y los sedantes hallados en el zulo de Pazuengos eran para mantener sedado al concejal durante su secuestro, para después acabar con su vida en un par de días, asegura el escrito.

En cuanto al frustrado atentado contra el juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska, se detalla que ETA pensaba utilizar una bomba accionada por cable para burlar los inhibidores.

'Txeroki' ordenó a Goikoetxea y Martitegi que cometieran el atentado en Ezcaray, lugar de descanso del juez y escondite de parte del comando, pero no se pudo llevar a cabo porque el magistrado no volvió a la zona.

La dirección de ETA también encargó al comando que estudiara la posibilidad de establecer una infraestructura estable en Portugal.

Para ello alquilaron viviendas y sustrajeron documentación y vehículos que después fueron empleados en atentados en España.

En el auto Garzón explica que el 'comando Vizcaya' -para la banda Askatasun Haizea- se formó en febrero de 2007 por orden del jefe militar de ETA, "Txeroki".

En un principio estaba formado por Goikoetxea y Martitegi, a los que se unió en abril Olga Comes, detenida en Francia el pasado viernes junto a Asier Eceiza.

Alrededor de este núcleo se fueron moviendo el resto de los miembros y colaboradores del comando que, o bien participaban directamente en los atentados, como los huidos Asier Borrero y Aitor Arteche, o ayudaban en su realización y daban cobertura al grupo, como era el caso de las detenidas Maialen Zuazo y Ana Isabel Prieto, quienes acogieron en su piso al líder del comando.

Por su parte, Aitor Cotano e Iñigo Gutiérrez, también detenidos, hicieron al menos tres traslados de explosivos, que eran entregados en Francia por el etarra Iñigo Zarrabeitia Salterain.

El comando contaba con al menos tres zulos -dos en La Rioja y uno en Vizcaya- y una red de "buzones" en Vizcaya con los que se comunicaban sus integrantes.

Tras la operación contra el comando iniciada el pasado martes, se encuentran huidos al menos tres miembros del 'complejo Vizcaya', para los que Garzón ha librado órdenes de búsqueda y captura.

Además de a Jurdan Martitegi, 'número dos' del comando, se busca ahora a Asier Borrero -encargado de la campaña de atentados en Andalucía y autor del atentado de Calahorra-, y a Aitor Artetxe, que participó en los atentados con coche-bomba contra el cuartel de la Guardia Civil de Durango de agosto de 2007 y contra el Real Club Marítimo de Abra, de Getxo. EFE