Archivo de Público
Sábado, 26 de Julio de 2008

Vacaciones sí, pero con el cinturón apretado

Más de un 65% de españoles se irá de vacaciones este verano, aunque el gasto medio se reduce hasta ser el más bajo de Europa // La franja de edad de 30 a 45 años es la más afectada por la crisis.

ANA REQUENA AGUILAR ·26/07/2008 - 21:53h

 

A los españoles nos cuesta quedarnos sin vacaciones, pero la crisis hace que nos apretemos el cinturón cuando vamos de viaje este verano. Al menos eso puede desprenderse de diferentes estudios que señalan las vacaciones como algo casi intocable para la mayoría, si bien los recortes de presupuesto y estancia son también generales debido al deterioro de la situación económica.

Una encuesta de Ipsos y Europ Assistance muestra que un 65% de españoles tiene intención de irse de vacaciones este verano, el mismo porcentaje que el año pasado. Otro estudio, de muchoviaje.com, eleva algo la cifra y habla de un 72%, aunque un 66% asegura que gastará menos. En este sentido, Ipsos afirma que el gasto medio de los españoles en sus vacaciones de este año será de 1.764 euros, 146 euros menos que el año pasado, y por debajo de la media europea, que se sitúa en 2.200 euros. En cualquier caso, la incertidumbre económica está provocando una ralentización a la hora de decidirse con la esperanza de encontrar precios mejores.

Los más afectados

Jesús Martínez Millán, miembro de la Cúpula Asociativa de Agencias de Viajes (CAAVE) estima que el 80% de los turistas continuará con sus planes: “La gente se resiste mucho a abandonar el consumo de sus vacaciones principales”. Pero hay un sector en el que se percibe especialmente la crisis y el cambio de hábitos: “El segmento de población entre 30 y 45 años, con hipoteca y cargas familiares”, afirma el presidente de la Asociación Empresarial de Agencias de Viajes Españolas (AEDAVE), José Manuel Marciñeiras.

La crisis no cambia el destino favorito: la costa. Cerca del 90% de los turistas acuden a las playas nacionales. Sí varía la estancia media: “Si antes lo más frecuente era irse quince días de vacaciones, ahora las estancias se aproximan más a la semana”, confirma Marciñeiras, que habla también de un recorte en el gasto complementario y de un ahorro en el destino. Otro de los cambios afecta a los hoteles: “Se opta más por el apartamento, que te permite ir donde querías, pero con un gasto mucho menor”, apuntan desde la CAAVE.

También se reduce el número de viajes y salidas de fin de semana, a no ser que se hagan a una casa propia. Ipsos recoge que un 49% de los españoles viajará sólo una vez este verano. “Muchos turistas se marchan con su vehículo, a su casa de veraneo o al pueblo”, señala Millán. Algunas salidas al extranjero se resienten, como los viajes al Caribe, pero otras se mantienen fuertes, como las salidas a Europa, las más elegidas por los turistas que viajan fuera. Según Martínez Millán, esto sucede porque el verano es la época en que más rentable resulta gastar dinero en un viaje de este tipo.

"No está la cosa como para gastar mucho"

 Ana Jurado

Sevilla 

Desde hace 15 años la familia Candón se acerca a pasar el mes de julio a Punta Umbría, en Huelva. Siempre a la misma playa, a la misma casa. Esa costumbre ha hecho que la crisis no les afecte sobremanera. La casera ha mantenido los precios de esta familia, y ha subido la renta a los que serán sus residentes en el mes de agosto. “Este año están subiendo los precios del alquiler. Supongo que porque hay menos gente o porque los caseros necesitan el dinero. Cada año va aumentando, y éste también. Hemos tenido suerte”, cuenta Miriam, la hija de la familia. Pero esa suerte no les ha acompañado en todo. Los precios en Punta Umbría suben, sobre todo en restaurantes, discotecas y en el nuevo sistema de aparcamiento que el ayuntamiento del municipio ha puesto en marcha: una zona verde cuyos usuarios mayoritarios serán los veraneantes. “Si no pagas, te multan con 90 euros. Y aunque puedes cancelarla por 8 euros, te hacen pagar por algo que hace un año era gratis”.

La familia nota que hay menos turistas en el municipio. “No tantos como otros años, a saber si en agosto vendrán más”, señala Miriam. En los locales de restauración, se observa también una disminución de clientes. Por ello, excepto pocos establecimientos, todos han subido sus precios. “Ya no se puede salir todos los fines de semana. Ahora cobran la entrada en discotecas y con los aparcamientos... No está la cosa para gastar mucho”, concluye Miriam.

"Ahorro todo el año para poder viajar"

A. R. A.

Madrid 

Parece complicado irse de vacaciones con un sueldo de 900 euros al mes. Es el caso de Darío González, 26 años, que ha conseguido hacer planes para este verano, aunque a costa de ahorrar durante el año. Darío aprovechó la última semana de junio para irse a Ibiza, en busca de precios más bajos. “Viajamos con una compañía de bajo coste, pero como compramos los billetes con poca antelación notamos que los precios habían subido y no había mucha diferencia con las tradicionales”, explica. Allí no tuvo que pagar alojamiento, porque se quedaban en casa de una amiga, lo que compensó la subida del billete.

La segunda semana de agosto, Darío viaja con sus amigos a Budapest, esta vez con Iberia, porque apenas había ofertas de bajo coste :“No queremos gastar mucho, así que una vez allí alquilaremos un coche entre todos y viajaremos por las ciudades cercanas. Vamos a dormir en hostales y albergues juveniles, son muy baratos”.

Darío es consciente de que es difícil permitirse estos viajes con un sueldo como el suyo, pero asegura que le gusta viajar en verano y que ahorra todo el año para poder marcharse. “Además de ahorrar, siempre buscamos ir a sitios donde tenemos amigos o casas familiares para evitar pagar alojamiento, vamos en nuestros coches y repartimos
gastos”, cuenta.

Además de estos dos viajes, Darío aprovechará los puentes veraniegos para irse con su familia a la playa.

Noticias Relacionadas