Archivo de Público
Viernes, 25 de Julio de 2008

La camiseta del "¿Por qué no te callas?" en el Palacio de Marivent

EFE ·25/07/2008 - 07:23h

EFE - El rey Juan Carlos y el presidente de presidente venezolano, Hugo Chávez (i) se estrechan la mano hoy a las puertas del Palacio de Marivent de Palma de Mallorca, residencia de verano de la Familia Real, donde el monarca ha recibido en audiencia al presidente de Venezuela. Se trata del primer encuentro cara a cara tras el incidente verbal que tuvieron en la Cumbre Iberoamericana de Santiago de Chile.

El "¿por qué no te callas?" que llevó las relaciones hispano-venezolanas a uno de sus momentos de mayor tensión se ha convertido hoy en el símbolo de la reconciliación, con la camiseta que -con esa frase impresa- el Rey ha regalado a Hugo Chávez en el Palacio de Marivent.

En la Moncloa, Chávez ha querido enseñar a los periodistas la "franela" con la que le ha obsequiado don Juan Carlos, pero nadie de su delegación la encontraba; según ha explicado, al Rey también se la habían regalado y él le había prometido no desvelar quién.

Lo que sí ha contado es que ha pedido a su "amigo Juan Carlos de Borbón" un "dinerito" por los derechos de autor generados por la famosa frase, ya que fue mérito de los dos, "mitad y mitad".

En su momento causó "furor" y ahora quedará para "el buen recuerdo", para reirse toda la vida cada vez que se vean, ha asegurado Chávez, cuya visita ha despertado el interés de innumerables medios de comunicación españoles y extranjeros.

Los periodistas han sufrido bajo el sol esperándole -al igual que a Palma de Mallorca, ha llegado a Madrid con retraso-, pero el presidente de Venezuela ha asegurado que hacía más calor en el Caribe.

Y es que él estaba a la sombra.

Cuando los periodistas se lo han hecho notar, ha iniciado un pequeño teatro para avanzar con el micrófono hacia la zona de sol, aunque ha tenido que volver sobre sus pasos porque José Luis Rodríguez Zapatero, sonriente pero un tanto incómodo, no ha aceptado su invitación a acompañarlo.

No ha defraudado a nadie con su verbo y, como es habitual, no han faltado en su discurso múltiples referencias al "libertador Simón Bolivar", que ayer habría cumplido años y que, como alguien dijo, podría ser descendiente de Don Quijote.

Tampoco se ha privado de ensalzar los movimientos revolucionarios "pacíficos y democráticos" que se están produciendo en algunos países latinoamericanos y que le faltan a Europa, a Estados Unidos y al resto del mundo.