Archivo de Público
Martes, 6 de Noviembre de 2007

Android, el imperio Google se hace móvil

La compañía pone fin a los rumores sobre Google Phone con la presentación de un sistema operativo de código abierto

B. SALVATIERRA/M.A. CRIADO ·06/11/2007 - 08:01h

No habrá teléfonos móviles de Google, como tampoco hay ordenadores de sobremesa del gigante de Internet. Después de varios meses de especulaciones, la compañía ha puesto fin a los rumores con el lanzamiento de Android, un sistema operativo de código abierto para móviles que competirá con sistemas como Symbian o el propietario Windows Mobile. Sólo el tiempo dirá si el concepto Googleputer, aquel que augura que se podrán realizar todo tipo de tareas con los programas gratuitos de Google, se traslada al teléfono móvil con Android.

El consejero delegado de la compañía, Eric Schmidt, confirmó ayer su desarrollo en una conferencia de prensa telefónica con medios de todo el mundo. "Este anuncio tiene mucha más envergadura que el lanzamiento de cualquier Google Phone", matizó. Mucho han cambiado los tiempos desde que Larry Page y Sergey Brin fundaron Google, en 1998. En la actualidad es una de las compañías más poderosas del mundo, su buscador es utilizado por un 90% de los españoles y cuenta con aplicaciones de todo tipo relacionadas con Internet.

Android supone una nueva plataforma tecnológica en un mercado que algunos creen ya saturado. Disponible como código abierto mediante la licencia Apache v2, según Google, posibilita que los usuarios dispongan de teléfonos móviles más baratos y aplicaciones más avanzadas.

Nuevos sistemas, más negocio

Android representa una oportunidad para extender sus negocios publicitarios a la telefonía móvil. Con más de 3.000 millones de teléfonos móviles en todo el mundo (frente a los 1.200 millones de conexiones a Internet), según datos de Google, es un mercado de gran potencial.A ello hay que sumar que Google no está solo en el desarrollo de Android. Es la cabeza más visible de la alianza Open Handset, también presentada ayer, que engloba en el proyecto a operadores y fabricantes.

Según algunos de sus miembros, como HTC o T-Mobile, esta alianza creará una nueva generación de móviles de código abierto que fomentará la llamada Web 2.0, aquella por la que los usuarios participan activamente en los contenidos de Internet.

No obstante, y pese a que los sectores más críticos aplauden la creación de una plataforma abierta, también advierten de que se requiere de unas tarifas competitivas por parte de los operadores, algo a lo que por el momento sólo se ha acercado Blackberry con sus servicios para profesionales.

El paquete de software que permitirá a los desarrolladores crear aplicaciones para esta plataforma estará disponible a partir del 12 de noviembre, aunque se prevé que los primeros teléfonos con Android no aparecerán hasta la segunda mitad del año que viene.

Los ausentes de la Alianza: Nokia, Microsoft y Apple

Cerca de 40 de las empresas tecnológicas más importantes del mundo se han unido a la Alianza promovida por Google. Sin embargo, ni Apple, ni Microsoft, ni Nokia están en la lista. Preguntado por los ausentes, Eric Schmidt aseguró ayer que su alianza está abierta a todos. Pero Apple no quiere socios. Su iPhone acaba de ser nombrado el dispositivo del año por la revista ‘Time' y es tal la locura que se ha creado un floreciente mercado negro de iPhones. Además, Apple tiene a gala hacer sus negocios en solitario.

Microsoft, con su Windows Mobile, es el gran animador de los smartphones o teléfonos avanzados. También es otro abanderado del software propietario y el código cerrado, lo que choca de frente con la filosofía de la Alianza Open Handset. El de la telefonía móvil era uno de los escasos escenarios de negocio en los que Google y Microsoft no competían. En algo coinciden: las dos han preferido crear programas que ponerse a fabricar teléfonos móviles.

Pero es Nokia la gran ausente y damnificada por Android. Un portavoz oficial de Nokia en España declaró ayer que es una grata noticia observar cómo otros miembros de la industria entran en el mundo de la movilidad abierta, "algo que se viene defendiendo desde hace tiempo en Nokia con su sistema operativo Symbian". Android aspira a ocupar el sitio que hoy llena Symbian.