Archivo de Público
Lunes, 5 de Noviembre de 2007

Subastan las joyas de Anita Delgado, la niña que fue princesa de Kapurthala

EFE ·05/11/2007 - 18:21h

EFE - La casa de subastas Christie'es de Londres, subastará las joyas que pertenecieron a Anita Delgado (1890-1962), la malagueña que se casó con el maharajá de Kapurthala y se convirtió en raní de su principado con tan sólo 18 años. Fotografía del reportaje publicado aproximadamente en 1915 en la revista "La esfera" de los príncipes de Kapurthala. Retrato del Raya de Kapurthala en el Hotel Ritz de Madrid y la bailarina malagueña Anita Delgado, princesa real de Kapurthala, en su palacio de la India.

Ocho joyas que pertenecieron a Anita Delgado (1890-1962), la malagueña que se casó con el maharajá de Kapurthala y se convirtió en raní de su principado con tan sólo 18 años, saldrán a subasta el próximo 12 de diciembre en la sala Christie's, de Londres.

Las previsiones de los responsables de la casa de subastas apuntan a que las joyas de estilo Art Deco de la maharaní española, a quien su marido le construyó un palacio a imitación del de Versalles, se venderán por encima de las 200.000 libras (unos 287.000 euros).

"Estas piezas de joyería son un símbolo de un amor y un gusto transcultural: unen el espléndido patrocinio indio con la mejor artesanía y diseño europeos", afirma Amin Jaffer, director de Arte Asiático de Christie's.

De familia humilde, Anita Delgado era una bailarina de flamenco de 16 años cuando conoció por casualidad al imponente Raja-i-Rajgan (rey de reyes) Jagajit Singh, el maharajá de Kapurthala, un riquísimo indio que, invitado a la boda del rey Alfonso XIII, se quedó prendado de ella cuando la vio en Madrid.

Ocho décadas después de su muerte, el romance de cuento de hadas de Anita volvió a la vida de la mano del escritor español Javier Moro, quien en el libro "Pasión india" (Seix Barral) narró cómo, tras 18 años de matrimonio, la andaluza abandonó precipitadamente la India al enamorarse de uno de los hijos del rajá.

Había aprendido a montar a caballo, a tocar el piano, bailar, hablar francés e inglés y comportarse como la maharahaní que sería tras el enlace con el maharajá, una relación que terminó durante una visita a Londres en 1924, cuando llegó a los oídos de su esposo que ella había tenido una relación con su hijastro.

Se divorciaron y volvió a España, conservando su nacionalidad indo-punyabí, una pensión vitalicia, su título de maharaní y todos los regalos y joyas que había recibido durante casi dos décadas de relación.

Entre las joyas se encuentran las ocho que saldrán en diciembre a subasta y que, tras la muerte de Anita, su actual vendedor compró a Ajit Singh, único hijo del matrimonio.

La novela de Javier Moro, cuyos derechos ha adquirido Penélope Cruz para llevarla al cine, ha generado polémica en la India, donde Shatrujit Singh, heredero del actual maharajá de Kapurthala, ha acusado al escritor de "mentiroso" y de haber "humillado la memoria" de su antepasado.

"Es una novela absolutamente sensacionalista, una creación de la imaginación mentalmente enfermiza del autor, que sólo trata de añadir escándalo a la historia para que el libro se venda más", llegó a asegurar Singh.

Un año después de que los maharajás de Kapurthala se mostraran dispuestos a iniciar una guerra en los tribunales para impedir que Penélope Cruz lleve al cine la vida de sus antepasados tal como la refleja "Pasión india", la venta de las joyas en Christie's ha despertado de nuevo el interés público por la vida de Anita.

El plato fuerte de la subasta es un collar de estilo Art Deco que, diseñado en Europa, cuenta con una esmeralda, un diamante y un cristal de piedra pertenecientes a la colección del maharajá, un regalo de éste a su esposa con motivo de su 19 cumpleaños.