Archivo de Público
Viernes, 25 de Julio de 2008

Sale de la cárcel un preso recluido 13 años por una violación que no cometió

El Instituto Nacional de Toxicología ha revelado su inocencia con un informe, a la espera de su exculpación total por parte del Supremo. "No deberían haberlo dejado en libertad condicional", opina su hija

EFE ·25/07/2008 - 16:51h

 

Rafael Ricardi, que ha permanecido encarcelado desde hace 13 años, ha salido hoy del Centro Penitenciario de Topas. Fue condenado por un delito de violación que ahora un informe del Instituto Nacional de Toxicología (INT) ha determinado que no cometió.

Ricardi, que ha abandonado la prisión a las 15,20 horas acompañado de su abogada y un familiar, ha declarado a los periodistas que a pesar de todo lo ocurrido, cree en la Justicia.

La abogada, Antonia Alba, ha dicho que su cliente se trasladará de inmediato al Puerto de Santa María (Cádiz) y posiblemente dentro de una semana convocará a los medios de comunicación para explicar su caso, especialmente los pasos judiciales que quedan pendientes para la anulación total de la condena.

La abogada ha explicado que, técnicamente, Ricardi ha salido en libertad condicional al haber cumplido un tercio de la pena, después de que la fiscal del caso pidiese su excarcelación a la vista de los resultados de del informe del INT, y ha dicho que para su exculpación total tiene que pronunciarse el Tribunal Supremo.

Su hija: "todavía no se ha hecho justicia" 

Macarena Ricardí, hija del preso excarcelado, ha dicho hoy sentirse contenta por la libertad de su padre, pero insatisfecha por el tercer grado ya que, a su juicio, debería haber quedado en libertad total. Ricardi ha explicado que "todavía no se ha hecho justicia del todo", ya que si se ha demostrado que su padre es inocente, "no deberían haberlo dejado en libertad condicional". Macarena ha sostenido que la libertad de su padre es "un paso importante", pero ha aclarado que "no va a parar de luchar hasta que sea declarado inocente y, por lo tanto, ostente la libertad absoluta".

La hija de Ricardi, que ha hablado esta tarde con él cuando partía de la cárcel de Topas en Salamanca con destino al Puerto de Santa María, ha dicho que su padre se encuentra bien pero todavía algo nervioso, y ha dicho que será esta noche cuando se reúna toda la familia después de 13 años.

Ricardi, vestido con camiseta azul marino, pantalones vaqueros y zapatillas de deporte de color gris, ha mostrado su nerviosismo al tiempo que se ha manifestado su satisfacción por el trato recibido en la cárcel de Topas. El todavía condenado por violación había regresado a la prisión salmantina el pasado día 15 de julio tras permanecer tres meses en un penal de Cádiz, al que le habían traslado desde Topas, centro en el que estaba ingresado desde el año 2000.