Archivo de Público
Jueves, 24 de Julio de 2008

Nunca Más

FEDERICO PEÑA ·24/07/2008 - 23:00h

La investigación que la Comisión Nacional Sobre la Desaparición de Personas (CONADEP) construyó tras la caída de la dictadura, titulado Nunca Más- un inmenso monumento legal-, recoge miles de testimonios de desaparecidos y sus familiares, represores.

Esto revela sobre el Centro Clandestino de Detenciones de La Perla y sobre Luciano Benjamín Menéndez:

"Fue el C.C.EL. más importante de Córdoba, ubicado sobre la ruta nacional N° 20 que lleva a Carlos Paz, donde funciona actualmente el Escuadrón de Exploración de Caballería Aerotransportada N° 4. Por su volumen, naturaleza y capacidad operativa es solamente comparable con Campo de Mayo o la ESMA. Fue incorporado a la red de C.C.EL. a partir del golpe militar. Se estima que por este campo han pasado más de 2.200 personas entre esa fecha y fines de 1979".

"Desde La Perla se coordinó la actividad represiva ilegal en todo el territorio de la provincia. Desapariciones ocurridas a centenares de kilómetros fueron planificadas y ordenadas desde allí; también se manejaban las conexiones con los centros clandestinos del resto del país. Esta Comisión realizó constataciones en La Perla, con la participación de testigos que reconocieron todos y cada uno de los lugares donde vivieron días de horror".

Testimonios

"En La Perla cubríamos puestos externos en las garitas de vigilancia e internos en el edificio. Los gendarmes éramos los encargados de llevar a los detenidos a una sala donde había un cartel que decía: 'Sala de terapia intensiva - No se admiten enfermos'. Allí presencié la tortura a detenidos. Se mencionaba insistentemente que el llamado 'Yanqui' era un delincuente común, que había sido sacado de la cárcel por orden expresa del Gral. Menéndez, para cumplir con todas las tareas específicas relacionadas con los automóviles. Recuerdo haber visto en tres oportunidades al Comandante del III Cuerpo. Una fue para alguna fecha patria, y las otras dos fueron inspecciones de la sala de interrogatorios, de la cuadra de detenidos y de una habitación donde se guardaban los elementos sustraídos en los allanamientos y secuestros"

(Gendarme Carlos Beltrán, Legajo 4213).

"En una oportunidad pude observar en la sala de tortura, la muerte de uno de los detenidos. El cuerpo fue luego sacado de la habitación y colocado en el interior de una casilla de gas, lugar donde se apilaban los cadáveres para después trasladarlos en un camión con rumbo que desconozco".

(Gendarme José María Domínguez, Legajo N° 4213).

"Estábamos detenidos en la cárcel de encausados de Villa María, para la época del mundial de fútbol, cuando una madrugada nos cargaron en un camión, vendados y atados. Hicimos una breve parada en Córdoba y luego proseguimos viaje hasta llegar a un lugar. Primero estuvimos en una habitación y luego nos llevaron a una cuadra. Poco después nos devolvieron a la habitación pequeña. Ya sabíamos que se trataba del campo llamado Malagueño. En esa celda nos tuvieron una semana parados, vendados y atados de pies y manos con alambres, sin comer y bebiendo de vez en cuando agua salada. Allí debíamos hacer nuestras necesidades, eso era un verdadero chiquero. Al que caía vencido por el sueño y el cansancio, lo golpeaban con saña. Uno por uno pasamos por la tortura para ser interrogados. En una oportunidad advertí la presencia de alguien muy importante. Oí entre los guardias - que estaban muy nerviosos - el nombre de Maradona, 2do. Comandante del III Cuerpo"

(Pujol, Legajo N° 4080).