Archivo de Público
Jueves, 24 de Julio de 2008

La caída de Martinsa lastra los resultados de la banca

El juzgado admite a trámite el concurso de acreedores de la inmobiliaria

VIRGINIA ZAFRA ·24/07/2008 - 22:49h

La caída de Martinsa Fadesa fue una de las peores noticias que podían darle a las entidades financieras españolas. Y les pilló casi por sorpresa, según los primeros ejecutivos de Banco Popular, que es una de las entidades más perjudicadas junto a Caja Madrid y La Caixa.

Confiaban en que prosperara el crédito de 150 millones del ICO o que se consiguiera refinanciar también esa cuantía. Todo era una cuestión de que se pusieran de acuerdo todas las entidades.

Pero nada de eso ocurrió y el concurso de acreedores de una de las mayores promotoras inmobiliarias españolas está pasando ahora factura a las cuentas de las entidades financieras, que además tienen que afrontar las dificultades de empresas más pequeñas, y la morosidad que se está produciendo en miles de hipotecas.

La Caixa tuvo que dedicar en el primer semestre 546 millones de euros a provisiones (incluidos los 192 millones por Martinsa). Esa cuantía –sobre todo los 225 millones que procedían de plusvalías extraordinarias– debería haber acabado convertida en beneficios, pero por el momento no lo hará. La razón es que el Banco de España está exigiendo a las entidades, especialmente a las cajas, que guarden todos los extraordinarios en la hucha por lo que pueda pasar en adelante.

Banco Popular restó de sus ganancias 331,9 millones, de los que 173,4 millones se deben a sus riesgos con Martinsa Fadesa y con Colonial. Este dinero procede en su mayor parte de ingresos extraordinarios. Las nuevas contingencias que se produzcan en el futuro se financiarán con cargo a las provisiones genéricas (dotadas en los últimos años para cuando el ciclo económico empeorara), según el presidente del banco, Ángel Ron, quien quiere evitar así que la morosidad siga lastrando los resultados.

Las cuentas de Banco Sabadell del primer semestre no reflejaron el efecto Martinsa. Lo harán en el segundo semestre, pero será en pequeña cuantía porque su crédito a la promotora es de 70 millones. Los resultados de Bankinter tampoco resultaron afectados prácticamente. Precisamente, este banco fue elegido ayer como administrador de la suspensión de pagos en representación de los acreedores.

Admitido el concurso

El juzgado admitió el concurso voluntario de acreedores y, además de Bankinter, designó como administradora concursal a la abogada Antonia Magdaleno Carmona. El tercer administrador lo nombrará el supervisor bursátil. Todos ellos deberán presentar el próximo 1 de noviembre una memoria de la situación de la compañía.

La promotora confía en poder llevar a cabo el convenio anticipado, lo que podría implicar una quita del 50% de la deuda y un plazo de espera para el pago de hasta cinco años. Eso explica que a la banca no le haya gustado la decisión.

Pese a que todas creen que la situación empeorará mucho en los próximos meses, las cinco entidades que presentaron ayer resultados se mostraron convencidas de que están preparadas para superar esta “travesía del desierto”.

Menos comisiones y más moderación en los créditos

  • La Caixa: Sin extraordinarios, su beneficio sube un 8,4%. La Caixa ganó 1.060 millones de euros en el primer semestre, un 8,4% más. Si se incluyen los extraordinarios del año pasado, supone un descenso del 13,7%, ya que las plusvalías conseguidas este año se han dedicado a provisiones crediticias. Los ingresos por comisiones cayeron un 3,4% por la menor gestión de fondos e intermediación de operaciones empresariales.
  • Banco Popular: un 10,1% más. Banco Popular ganó 674,8 millones, un 10,1% más, tras reducir un 0,2% las comisiones y aumentar un 8,6% los gastos para ganar en capacidad comercial. Los créditos crecieron un  8,1%, aunque prevé moderar esta cifra hasta el entorno del 6% en el año.
  • Banco Sabadell: su resultado creció un 2,2%. La entidad logró un beneficio de 428,5 millones, un 2,2% más, cifra que en el año se acercará al 10%. Las comisiones cayeron un 9,9%, y los gastos sólo crecieron un 0,9%.
  • CAM: el beneficio sube un 7%. El resultado de la CAM se elevó a 187,1 millones de euros, después de que las comisiones descendieran un 1,3% y el crédito aumentara un 6,1%.
  • Bankinter: gana un 47% menos por la falta de extraordinarios. Su beneficio cayó un 47,3% hasta 132,4 millones. Sin la venta del negocio de seguros en 2007 a Mapfre, el descenso se hubiera limitado al 2,8%. 

La crisis traerá compras y fusiones 

Popular es el único de los ‘siete grandes’ de la banca española que sigue caminando en solitario décadas después. Y aun así no logra quitarse el sambenito de comprador o comprado. Da igual la operación que se rumoree en España, él siempre está por medio. Su presidente, Ángel Ron, echó ayer un poco más de leña al fuego. Auguró operaciones de concentración en los próximos años en España “porque en todas las crisis las ha habido”. Y apostilló: “Podrán plantearse fusiones y ahí estaremos”. Eso sí, dijo que seguirá apostando por la independencia y si surgen oportunidades de compra las estudiará, aunque ahora no negocia ninguna.
Jaume Guardiola, consejero delegado de Banco Sabadell (entidad compradora por excelencia), reconoció que los bancos medianos españoles son ahora piezas más fáciles de cazar por sus caídas bursátiles, pero también recordó que los bancos en el extranjero están peor.