Archivo de Público
Jueves, 24 de Julio de 2008

Pekín habilita zonas de protestas

Los manifestantes podrán reunirse en tres parques de la ciudad durante los Juegos Olímpicos.

ANDREA RODÉS ·24/07/2008 - 20:20h

El parque de Ritan está situado a 20 minutos del estadio olímpico de Pekín.

Aquellos que deseen manifestarse en Pekín durante los Juegos Olímpicos no podrán hacerlo en la plaza de Tiananmen, escenario de las conocidas manifestaciones estudiantiles de 1989 en pro de la democracia, que acabaron con una mortífera represión por parte del Ejército.

Pero el régimen chino ha tenido un pequeño detalle con la comunidad internacional, consternada ante la falta de libertades políticas en el país olímpico: habilitará tres parques como zonas de protesta.

Los manifestantes deberán someterse a la dura legislación china, que exige permiso previo de la policía para organizar cualquier tipo de protesta colectiva y penaliza las banderas tibetanas o la imagen del Dalai Lama.

"Se trata de una buena noticia, pero dudo de hasta que punto se aplicará realmente", dice Hao, un ingeniero informático pequinés, de 24 años. En China ocurren miles de protestas al año, la mayoría en contra de la corrupción de gobiernos locales, y casi todas ilegales.

El hecho de que ningún medio chino destacara en portada la decisión del Comité organizador de los Juegos de Pekín pone en duda que los ciudadanos chinos vayan a beneficiarse de este permiso especial para manifestarse durante la cita olímpica, o que vaya a continuar después.

Varios pequineses corrientes consultados por esta periodista -un vendedor de fruta, el propietario de un supermercado y el empleado de una editorial pública- desconocían ayer la medida y se quedaron indiferentes al enterarse de ella.

"Espero que las manifestaciones no traigan problemas a mi barrio", dice Hao, que vive cerca del parque Zizhuyuan, uno de los lugares permitidos para manifestarse.

Manifestantes extranjeros

En un estado policial como China, la intimidación que sufren los habitantes si osan protestar contra los intereses del régimen hace improbable que los salgan a manifestarse durante los JJOO.

Los temores de los organizadores se concentran sobretodo en la presencia de activistas extranjeros, que quieran protestar por la represión del Gobierno chino en Tíbet; su implicación en el genocidio de Darfur, en Sudán; o por la violación de los derechos humanos en China.

Otra de las pesadillas de Pekín es que se produzcan revueltas violentas protagonizadas por ciudadanos tibetanos o de la minoría étnica musulmana Uigur.

Ambos grupos son víctimas de una dura discriminación y represión por parte del Gobierno chino. Según Nicholas Bequelin, director de Human Rights Watch en China, la medida está diseñada para que China y el Comité Olímpico Internacional puedan presumir de que respetan el derecho a manifestarse "cuando en realidad no lo hacen".

Riesgo de atentados terroristas

La Policía china anunció ayer que ha desmantelado una presunta célula terrorista en Shanghai que pretendía atentar durante los partidos de fútbol de los Juegos Olímpicos que acogerá esta ciudad. No ha facilitado datos sobre el número de detenidos o su identidad.

El Gobierno comunista ha alertado en los últimos meses de que existe un alto riesgo de atentados terroristas durante la cita olímpica. Uno de los grupos considerados más peligrosos por Pekín son los independentistas uigures de la Región Autónoma de Xinjiang, al noroeste del país. Sin embargo, no se tiene conocimiento de ningún atentado cometido por uigures desde 1997.