Lunes, 5 de Noviembre de 2007

Arbour critica la imposición del estado de excepción en Pakistán

EFE ·05/11/2007 - 08:38h

EFE - La Policía detiene a un activista, durante una manifestación de protesta por el estado de excepción, en Islamabad.

La alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Louise Arbour, se mostró hoy "alarmada" por la suspensión de los derechos fundamentales y la imposición del estado de excepción en Pakistán.

Mediante un comunicado de prensa, la alta comisionada señaló que derechos básicos como el derecho a la vida, y la prohibición de las detenciones arbitrarias, de la tortura y otros malos tratos, no pueden suspenderse ni siquiera en tiempos de emergencia.

Si bien Pakistán no ha ratificado el Convenio Internacional de Derechos Civiles y Políticos, esos derechos básicos no deberían ser suspendidos bajo ningún concepto, tampoco en situación de emergencia, afirmó Arbour.

"El estado de emergencia sólo debería ser utilizado para lidiar con amenazas extremas para la seguridad nacional, y no para minar la integridad y la independencia judicial", señaló.

Arbour también se mostró preocupada ante los informaciones que aseguran que numerosos jueces, abogados, activistas políticos y defensores de los derechos humanos han sido detenidos o están bajo arresto domiciliario, como la relatora especial de la ONU sobre Libertad Religiosa, Asma Jahangir.

La alta comisionada instó a las autoridades de Pakistán a clarificar la situación de los detenidos y a garantizar que ninguno haya sido arrestado por su orientación política.