Archivo de Público
Jueves, 24 de Julio de 2008

Lula teme que los equipos españoles compren a cada brasileño que marque dos goles

EFE ·24/07/2008 - 01:25h

EFE - Luiz Inácio Lula da Silva, presidente brasileño, suele criticar el éxodo cada vez más temprano de las jóvenes estrellas brasileñas hacia ligas en las que se pagan salarios más elevados que en la brasileña.

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, aseguró hoy que tiene "miedo" de que equipos europeos, entre los que citó al Real Madrid y al Barcelona, compren a cada jugador brasileño que marque dos goles en un partido.

"Tengo miedo de que cada jugador que hace dos goles, como hizo ayer Dentinho (del Corinthians, de la segunda división), ya sea comprado por el Barcelona o el Real Madrid", comentó Lula a periodistas en una charla informal en Brasilia.

Lula también suele criticar el éxodo cada vez más temprano de las jóvenes estrellas brasileñas hacia ligas en las que se pagan salarios más elevados que en la brasileña y también aprovecha para comentar el estado de su equipo preferido, el Corinthians, que esta temporada tiene que pasar el viacrucis de la segunda división.

Brasil es el principal exportador de futbolistas del mundo. Según estadísticas de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), Brasil transfirió a 1.085 futbolistas al extranjero entre enero y noviembre de 2007.

En la presente ventana de fichajes -correspondiente al verano de las ligas europeas- numerosos jugadores han abandonado sus clubes con destino a los más variopintos clubes de las ligas europeas, de Oriente Medio o Japón.

Uno de los más sonados fue la venta de los derechos del joven Philipe Coutinho, de 16 años, del Vasco da Gama al Inter de Milán italiano, que se cerró el pasado martes.

Cinco meses después de su fichaje, el defensa Henrique abandonó el Palmeiras por el Barcelona español.

El actual líder del campeonato, el Flamengo, ha perdido de forma consecutiva a dos de sus puntales en ataque, Marcinho y Renato Augusto, que se fueron al club Al Jazeera de Emiratos Árabes Unidos y al Bayer Leverkusen alemán, respectivamente.