Archivo de Público
Miércoles, 23 de Julio de 2008

Las exportaciones sacan a flote los resultados de Seat

La marca presenta beneficios pese a vender un 16,5% menos en España

ALBERT MARTÍN VIDAL ·23/07/2008 - 21:35h

Afortunadamente para Seat, han pasado ya casi 35 años desde que comenzó a exportar sus primeros modelos, unidades del 127 que fueron a parar a Egipto, Malta, Chipre, Grecia y Ecuador. Desde entonces, sus exportaciones han ido ganando peso de forma imparable hasta conseguir que en plena caída de sus ventas en el mercado español la marca logre beneficios récord.

Volkswagen hizo ayer público que su marca española ha logrado unos beneficios de dos millones de euros en los seis primeros meses de este año, a pesar de que sus ventas en España han disminuido un 16,5% respecto al mismo periodo del pasado año. Entonces sufrió una pérdida operativa de 7 millones de euros (aunque cerró el año con beneficios). Además, en 2008 las entregas totales de Seat han caído un 7,5%.

Alemania tira del mercado

Seat ha fundamentado sus beneficios en la venta de coches fuera de España. Sólo un 20% de su producción se queda en el mercado español, por lo que el golpe que han sufrido ha sido menor de lo esperado. "Alemania crece un 4% y Francia, cerca el 2%. Eso ha ayudado a que la producción total de coches se mantenga en Europa, que es lo que en última instancia ha salvado a Seat", explica a Público un analista del sector de la automoción.

"El golpe lo sufren los concesionarios españoles, pero no la marca", añade la misma fuente, que apunta además otro factor que ha beneficiado a Seat: "Las firmas que producen turismos pequeños siguen produciendo al máximo, porque estos coches son los más vendidos actualmente por el precio de los combustibles".

Los resultados de Seat fueron presentados el mismo día en que Volkswagen anunciaba un beneficio operativo de 3.400 millones en el primer semestre de año, lo que supone un 21,8% más del registrado el pasado año. El director financiero de la compañía, Hans Dieter Pötsch, lo explicó por "el éxito de la ofensiva de modelos y la estricta disciplina de costes".

Fiat presentó también beneficios: 1.073 millones de euros, un 6,5% más. El fabricante italiano aumentó sus ventas un 11,6%, llegando a los 14.600 millones de euros, y vendiendo en total 1.208.300 unidades, sobre todo gracias al aumento en Brasil (30,6%) y Europa del Este (38,6%). Las ventas de esta compañía cayeron visiblemente en Italia (6,8%) y España (26,3%).

Las dificultades de estos dos mercados explican las dificultades que atraviesa Pirelli, que la semana pasada anunció que reducirá la capacidad productiva de su fábrica de Manresa (Barcelona) y que suprimirá 280 empleos para asegurar la viabilidad de la instalación. Para abordar la situación de la empresa, José Montilla se desplazó este martes a Milán para entrevistarse con el presidente de la compañía, Marco Tronchetti, que garantizó la continuidad de la multinacionalen Catalunya.

El fantasma de la crisis del 93

Desde 1993 no se registraba una caída en la venta de coches como la que se está viviendo este año. Entonces el descenso en la matriculación de turismos rebasó el 20% y perjudicó enormemente a Seat, que presentó un expediente de regulación de empleo que afectó a 11.000 empleados.
Por esta razón, el drástico descenso del número de coches entregados que se vive este año —un 17,6% en España—ha disparado algunas alarmas.

Los expertos, sin embargo, explican que la crisis del 93 fue peor que la que se está viviendo actualmente. En primer lugar, porque entonces se vendían cada año 700.000 automóviles en España, mientras que el pasado año esa cifra se elevó hasta más de 1.600.000 vehículos.

Pero el principal factor es que entonces la crisis afectó a toda Europa, incluyendo a países que actualmente están tirando del mercado de la automoción, como son Francia y Alemania, lo que propició que las exportaciones no mejoraran los resultados cosechados por Seat en España.

Irlanda, Inglaterra e Italia son, junto a España, los mercados que están sufriendo más la crisis. Los países del este de Europa, junto a los ya citados, son los que tiran de la automoción y diluyen el temor a que la crisis de Seat en el 93 pueda repetirse.