Archivo de Público
Miércoles, 23 de Julio de 2008

"La vida sana, una vida feliz"

El presunto criminal de guerra se dedicaba a "mejorar la salud humana"

BORIS MATIJAS ·23/07/2008 - 20:52h

Un disfraz que engañó a todos.

El pasado 12 de abril Pokret za zdraviju Srbiju (Movimento para una Serbia sana) anunciaba la conferencia titulada La vida sana es una vida feliz, dedicada a la lucha contra el cáncer. Entre las ponencias también figuraba Cómo mantener sus energías, de Dragan Dabic, neuropsiquiatra, cuyo nombre según el Ministerio de sanidad serbio no figura entre sus archivos.

Nadie de los que aquel día de abril compartían la mesa con Dabic podía haber imaginado que el hombre sentado a su lado era una de las personas más buscadas del Planeta: Radovan Karadzic, el presunto criminal de guerra acusado por el genocido y la limpieza étnica cometidos durante la guerra de Bosnia.

"Seres energéticos"

"Somos seres energéticos. Los numerosos procesos que actúan en el nuestro interior, y de los cuales dependen todas nuestras funciones vitales, se efectúan bajo la influencia de las energías de un origen superior", afirma en la página www.psy-help-energy.com su editor Dragan David Dabic el "investigador espiritual", como solía ser presentado en otras colaboraciones que firmaba.

La página web que edita el doctor Dabic "se dedica a la mejora de la salud humana y de su entorno natural, y reúne distintos especialistas de diferentes áreas que investigan las fuerzas sobrenaturales que se esconden en nuestro interior y alrededor nuestro", pone en el texto de introducción bajo el cual se encuentra su correo electrónico de contacto.

Durante años, Karadzic-Dabic daba conferencia y colaboraba con varias revistas de medicina alternativa.

Al enterarse de la verdadera identidad de su colaborador, Dragan Kojic, el editor de la revista Zdrav Zivot, declaró que con el fin de comentar con él los artículo que publicaba, se reunió varias veces con Dabic.

Le parecía una mezcla entre "un bohemio y Freud", pero que ni en el sueño más remoto podría haber imaginado que esa persona era el antiguo líder serbobosnio.

El diario belgradense Blic rereflejaba ayer en sus páginas la división de opiniones que el arresto del presunto criminal de guerra ha suscitado en la sociedad serbia. Los comentarios de los lectores así lo reflejan.

Por ejemplo, Bob Rock que se pregunta "cómo puede ser considerado un héroe el hombre que tiene las manos manchadas de sangre" y a continuación sostiene que "los verdaderos heroes "van delante de su pueblo y no se esconden detrás de él".

Milica, otra de las lectoras, arremete contra la extradición. "Somos el único pueblo del mundo que entrega a su gente. Por primera vez en mi vida me avergüenzo de ser serbia".

Pero si algo caracteriza el pueblo serbio es su capacidad de burlarse de la realidad y buscar el lado positivo. Un ejemplo de ello es el comentario de Krvimozak quien bromea con el nuevo look de Karadzic sugiriendo que "si hubiera dejado crecer la barba un poquito más, se podría haber infiltrado en la banda de rock ZZ Top. Allí seguro que no lo hubieran encontrado", bromea.