Archivo de Público
Miércoles, 23 de Julio de 2008

Científico busca candidato

Una web pregunta a los políticos de EEUU por su programa en ciencias para las elecciones 

VÍCTOR CHARNECO ·23/07/2008 - 19:25h

Barack Obama (izq.) y John McCain, candidatos demócrata y republicano, en una imagen de 2006. AFP

La importancia de la ciencia y las políticas medioambientales va en aumento, y los ciudadanos cada vez están más concienciados de la necesidad de proteger el planeta o desarrollar energías renovables. Los políticos lo saben. Así que dedican cada vez más espacio a estas áreas en sus programas electorales, pero la dinámica, durante las campañas, apenas permite que se aborden estas cuestiones en el debate público, más centrado en la economía, el empleo o las prestaciones sociales. La consecuencia final de esta elusión es que el votante no sabe casi nunca en qué difieren las propuestas de los candidatos, y no pueden valorarlas a la hora de decidir.

Dieciséis asociaciones se han unido para enviar el cuestionario

Para remediar esta situación, dieciséis organizaciones aliadas en la plataforma Científicos e Ingenieros por América ha creado un sistema para conocer las promesas electorales de los 35 senadores y los 435 miembros de la Cámara de Representantes que serán elegidos en las elecciones del próximo otoño. Ciudadanos de un país donde todo se mide y encuesta, los organizadores de la iniciativa han preparado un cuestionario en su página web y se lo han enviado a los candidatos de todas las circunscripciones. Sus siete preguntas se ocupan, por este orden, de innovación, cambio climático, energía, enseñanza de las ciencias en los colegios, agua, investigación y salud. Y los candidatos ya han empezado a mandar por correo electrónico sus respuestas. Los administradores de la página las cuelgan luego en Internet para que los ciudadanos puedan leerlas y sepan qué harán sus representantes si resultan elegidos.

En algunos puntos, la diferencia entre demócratas y republicanos es puramente doctrinal, una plasmación de las teorías de sus partidos de referencia. Así, para William Dunston, candidato demócrata por California y veterano de la Guerra de Vietnam, la solución para incrementar los recursos destinados a la innovación y la investigación pasa por “reducir los fondos gastados en las guerras y en los preparativos de los conflictos armados”. Esta medida, sin embargo, es contraria al pensamiento de Duane Grasell, profesor de matemáticas y candidato republicano por Ohio, para quien la mejora en este campo necesita de la eliminación “de cualquier participación, incluso económica, del Gobierno, con el fin de incentivar la competitividad entre las diferentes empresas privadas”. De forma complementaria, Grasell considera que la investigación ha de hacerse íntegramente “con aportaciones privadas”.Algo similar ocurre en el campo de la energía, donde la demócrata Deborah Holmes, empleada en una agencia de alquiler, apuesta por “la búsqueda de energías renovables para evitar la vulnerabilidad que la dependencia del petróleo provoca en el país”. Más peculiar es el punto de vista del republicano Dale Gladding, que apuesta por la extracción de petróleo en nuevos pozos, la creación de métodos más eficientes en la combustión del carbón y el uso de la energía nuclear. Su argumento más pesado para asegurar la capacidad tecnológica estadounidense deja sin palabras: “¿Acaso no fuimos nosotros quienes mandamos un hombre a la Luna hace cuatro décadas y le trajimos de vuelta a salvo?”, pregunta.

"El calentamiento global es un fraude. ¿No íbamos a tener inundaciones"

En las medidas para paliar los efectos del cambio climático, el bando demócrata se pone de acuerdo, y tanto Dunston como Holmes abogan “por el desarrollo de energías renovables y menos contaminantes”. Los republicanos, en cambio, no lo tienen tan claro. Grasell se muestra convencido de que el calentamiento global “es un fraude perpetrado con dos propósitos: dañar a la industria americana y dejar a los ciudadanos sin los ingresos que reciben de los programas puestos en marcha por Naciones Unidas”. Los candidatos de uno y otro bando también son encuestados acerca del agua. Los compañeros de Obama defienden una política de reducción del consumo que incluye premios para las iniciativas ciudadanas que mejoren la eficiencia. Mientras, alguunos afiliados junto a McCain, como Grasell, responden, con ironía: “Pero, ¿el calentamiento global no iba a provocarnos inundaciones durante los próximos veinte años?”.