Lunes, 5 de Noviembre de 2007

Achúcarro y la Sinfónica de Euskadi celebran su 75 y 25 cumpleaños con 5 conciertos

EFE ·05/11/2007 - 16:20h

EFE - El pianista bilbaíno Joaquín Achúcarro posa antes de la rueda de prensa que ofreció hoy para informar de los conciertos programados con motivo del 25 aniversario de la Orquesta de Euskadi.

El pianista bilbaíno Joaquín Achúcarro festejará su 75 cumpleaños y la Orquesta Sinfónica de Euskadi (OSE) clausurará los actos conmemorativos de su 25 aniversario con la celebración conjunta de cinco conciertos en las tres capitales vascas y Pamplona, que tendrán lugar entre hoy y el viernes.

Los conciertos se celebrarán hoy en el Teatro Principal de Vitoria, mañana en el Auditorio Baluarte de Pamplona, el miércoles en el Palacio Euskalduna de Bilbao y el jueves y viernes en el Kursaal de San Sebastián.

Bajo la dirección de Cristian Mandeal, Achúcarro y la OSE interpretarán el "Concierto número 1 para piano y orquesta" de Brahms y la "Sinfonía Manfred" de Tchaikovsky, "una pieza muy poco habitual en el repertorio de las orquestas", según explicó el director general de la OSE, Iñigo Alberdi, en una rueda de prensa celebrada hoy en Bilbao.

Achúcarro, quien también asistió a la presentación de los conciertos y subrayó la "estupenda relación" que mantiene con la OSE desde su fundación, avanzó que tocarán "como fieras" e intentarán "fundir los plomos".

El músico bilbaíno señaló sobre Mandeal que no se conocían mucho musicalmente, pero que se han entendido muy bien y ya son "amigos para toda la vida" a partir del primer ensayo efectuado debido a "la química y la manera tan parecida de entender la música de Brahms" de ambos.

Destacó del repertorio escogido la "música grandiosa" y la "tremenda historia" de la pieza de Brahms, a quien costó "sudores de sangre acabar este concierto".

"Será un cumpleaños muy feliz", sentenció Achúcarro.

Mandeal, por su parte, recalcó la importancia de la pieza de Brahms e hizo hincapié en la obra de Tchaikovsky seleccionada, de la que opinó que "no es la más famosa" de este compositor, "pero sí la más compleja".

"Posee un perfume especial proveniente de la música rusa y es un signo de la madurez de Tchaikovsky", añadió.

Con relación al pianista bilbaíno, Mandeal aseguró que "a veces, los directores tienen problemas con los solistas", algo que "no es posible que ocurra si el solista es Achúcarro", ya que "es uno de los grandes, muy auténtico y natural y muy cómodo trabajar con él para un director de orquesta".

Alberdi afirmó que estos conciertos serán "especiales" para la OSE y supondrán el "broche de oro" a las diferentes actividades que ha venido realizando a lo largo de 2007 para celebrar sus 25 años de historia.

Agregó que Achúcarro, con quien la OSE ya ha ofrecido dieciséis conciertos desde su fundación, "es una pieza clave para la orquesta", puesto que "la ayudó en sus comienzos con su asesoramiento y su experiencia".

Tras la presentación de los conciertos, Mandeal y Alberdi se refirieron al futuro de la OSE toda vez que el director abandonará su colaboración con la orquesta al finalizar esta temporada tras diez años de trabajo conjunto.

Mandeal declaró que "tras 130 conciertos, 31 programas diferentes y 44 obras representadas por primera vez, los momentos vividos con la orquesta han sido buenos y malos, como en las familias. Deseo todo lo mejor a la OSE porque he invertido, además de esfuerzo, parte de mi alma en ella y forma parte de mi familia", apuntó.

Según avanzó Alberdi, la OSE carecerá de director titular la próxima temporada o, en caso de tenerlo, será por espacio de unas pocas semanas, una circunstancia sobre la que Mandeal indicó que será un buen momento para evaluar la "madurez" de la orquesta, ya que tendrá que tomar "sus propias decisiones".