Archivo de Público
Martes, 22 de Julio de 2008

Obama, la momia y el cavernícola

La nueva entrega de 'La Momia' desentierra a los Guerreros de Xian

RUBÉN ROMERO ·22/07/2008 - 20:33h

 

Gota a gota llegan en visita promocional las estrellas de los taquillazos veraniegos. Con ese propósito estuvieron en Madrid, Maria Bello y Brendan Fraser, dos de los tres protagonistas de La Momia III. La tumba del Emperador Dragón (dirigida por Rob Cohen). Excusada la momia por otros quehaceres profesionales, podemos decir que Brendan Fraser conserva intactas (¿botox, quizás?) la quijada equina y los pómulos de acero que le valieran para hacer de cavernícola en El hombre de California (Les Mayfield, 1992).

En la nueva entrega, que se estrena la próxima semana, el buscavidas Rick O’Donnell se enfrenta a un enemigo más temible que los muertos vivientes: su hijo. “Trata sobre cómo mantener unida a una familia”, cuenta Fraser. Las comparaciones son odiosas: el último Indiana Jones también lidia con complejos de Edipo. “No fue premeditado. No puedes enfrentarte a Indi. Nos inspiramos en los seriales de los años 30 y ellos en los de los 60”.

Cultura china

Fraser asegura que pasar la acción de Egipto a China no se debió a causas económicas. “El productor Stephen Sommers dio con el argumento viendo un reportaje sobre los Guerreros de Xian. Además, Rob Cohen estudió cultura china en Harvard, lo que facilitó el trato con el gobierno y los técnicos de ese país para montar la mayor producción occidental hecha nunca en oriente”, afirma.

Preguntado sobre las protestas de actores contra el gobierno chino por el Tibet, Fraser tuerce el gesto. “¿Quién ha protestado? ¿Susan Sarandon? ¡Un día hará una manifestación porque el cielo es azul!”. Al recordarle que Spielberg también ha protestado suspira hastiado: “El cine está para unir pueblos, no para dividirlos”. Fin de la cuestión.

La segunda en discordia

A Maria Bello le ha tocado bailar con la más fea que, en este caso, no es ni la momia ni Fraser, sino sustituir a Rachel Weisz en el papel de mujer de O’Donnell . “Rachel era Audrey Hepburn y yo Katharine Hepburn”, dice. Aceptó el reto porque “de pequeña todas querían ser Karen Allen (compañera de Indiana Jones). ¡Yo quería ser Indi!”. Bello también declaró su amor por Obama. Algo que en boca de un actor de Holly
wood empieza a oler peor que la momia de marras.