Archivo de Público
Martes, 22 de Julio de 2008

¿Medicina o misticismo?

El Gobierno chino emprende un ambicioso proyecto para probar la validez científica de sus remedios tradicionales 

ANDREA RODÉS ·22/07/2008 - 19:18h

REUTERS - Una tienda de hierbas medicinales en Hong Kong.

“Bebed un poco, va bien para prevenir las epidemias”, decía una enfermera del hospital de Dujianyuan –habilitado para socorrer a las víctimas del violento terremoto que sacudió Sichuan el pasado mayo–, mientras servía vasos de un líquido humeante de color verdoso y sabor amargo a los voluntarios. Pocos sabían que era una infusión hecha a base de raíz de añil, o hierba pastel, muy usada en la Medicina Tradicional China (MTC) para prevenir enfermedades infecciosas. Pero nadie la rechazó.

Aunque la MTC sigue estando considerada una pseudociencia, el Gobierno chino realiza notables esfuerzos para lograr el reconocimiento científico de miles de prácticas y brebajes con virtudes supuestamente curativas ancladas en la tradición milenaria de su país. La última iniciativa en este campo es el llamado proyecto Herbaloma, cuyo objetivo es identificar, clasificar e investigar de manera rigurosa los miles de componentes de la MTC para crear una base de datos de referencia mundial.

El nombre Herbaloma se inspiró en el proyecto Genoma para descifrar las secuencias de genes humanos, explica Liang Xinmiao, líder del equipo de 45 científicos de la Universidad de Dalian, en la costa septentrional de China, que lleva a cabo la investigación. Liang ha viajad a Pekín para explicar a un grupo reducido de periodistas los objetivos y la metodología de Herbaloma: descomponer cada uno de los componentes que forman las más de 400.000 preparaciones de MTC, hechas con más de 10.000 hierbas y tinturas distintas.

Gran parte de la población china cree en los poderes terapéuticos y curativos de la MTC, en especial con las enfermedades crónicas. Según Liang, se sabe que muchas de estas fórmulas tradicionales son “eficientes” pero no se conoce porqué. Por eso, uno de los objetivos de Herbaloma es estudiar las características y atributos de cada uno de los componentes. “Conocemos sólo 100 de esos 10.000 componentes”, dice Liang. “Necesitamos una estandarización previa para añadir eficiencia clínica a las practicas tradicionales”.

Tabú 

En China, donde los servicios médicos públicos son escasos y las medicinas occidentales, un lujo al alcance de una minoría, la MTC sigue siendo un recurso muy popular, en especial en las zonas rurales, sumidas en la pobreza. Las principales universidades tienen departamentos de MTC y en los medios de comunicación, controlados por el Gobierno, es tabú criticar su eficacia.

El proyecto de Dalian cuenta con el apoyo de la prestigiosa Academia China de las Ciencias y del Ministerio de Ciencia y Tecnología chino. Pero no toda la comunidad científica china apoya proyectos como éste “Herbaloma es un malgasto de tiempo y recursos”, dice el investigador chino Fang Shi-min, residente en EEUU, a la revista Science. “LA MTC no tiene una base científica , se basa en el misticismo, la magia y las anécdotas”, añade.

Noticias Relacionadas