Archivo de Público
Martes, 22 de Julio de 2008

Zapatero: los "planes de choque" del PP "chocan siempre contra los trabajadores"

El presidente pide confianza y anuncia que se destinarán 60.000 millones a reactivar la economía 

LUIS CALVO ·22/07/2008 - 20:06h

EFE - Zapatero durante su intervención en la Casa Campo.

Bajo el rumor de los abanicos, Zapatero volvió a marcar ayer los límites de la política económica socialista. "El Gobierno no va a llevar adelante la receta de Rajoy de hacer una reducción drástica del gasto público", prometió. Aunque la cúpula socialista ha repetido la idea durante los últimos días, la explicación llegó a continuación: "Sabemos que los planes de choque de la derecha siempre chocan contra los mismos: contra los trabajadores y los que menos tienen". Los aplausos le silenciaron. Estaba entre su público.

Casi la totalidad del Gobierno y la Ejecutiva socialistas secundó ayer el acto del presidente para hacer balance de sus primeros cien días en La Moncloa. Diputados, senadores y cargos del PSOE madrileño completaban casi la mitad del aforo, algo más de un millar. El resto, militantes. Todos sudaron bajo el agobiante calor madrileño.

Contra los recortes, confianza

Zapatero trató de profundizó en la misma idea. "No es lo mismo una política social de la derecha que la de un gobierno progresista", recordó para lanzar una de las primeras criticas al PP. "No es una conjetura, es un recuerdo: hicieron decretazos y quisieron recortar la prestaciones...".

Frente a "la receta" del PP, Zapatero fijó dos prioridades: la recuperación económica y de la capacidad de crear empleo. El presidente explotó una palabra que empieza a calar entre los dirigentes socialistas: "confianza". En sus más diversas versiones: confianza en el compromiso del PSOE con los trabajadores, pero también en la cohesión de España, en las inversiones extranjeras, en la fortaleza del sistema, en la recuperación económica...

Aunque en ningún momento restó importancia a la situación económica, Zapatero quiso reivindicar los puntos más positivos: el crecimiento de la población, de los trabajadores, del fondo de garantía de la Seguridad Social, una situación presupuestaria saneada... "De pequeño, me enseñaron a valorar lo que tenemos", remachó.

También anunció nuevas medidas y las cuantificó. Entre 2008 y 2010 el Gobierno destinará para reanimar la economía unos 60.000 millones de euros. Su destino quedó sin explicación. Zapatero sólo aclaró mínimamente que muchas de estas medidas ya se han adoptado y otra se pondrán en marcha pronto.

De puntillas entró en la financiación autonómica. Aseguró que cumplirá su compromiso de llegar a una consenso que garantice a las autonomías recursos con los que soportar la educación y la sanidad pública. "Lo haremos de forma bilateral y multilateral", aseguró. "Hasta lograr un acuerdo".

Éxitos antiterroristas

Quiso dejar también una pequeña referencia al terrorismo. Zapatero felicitó al ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, por la detención, durante la madrugada de ayer, del comando Vizcaya y hace dos meses de parte de la cúpula etarra. Ante la avalancha de aplausos retrocedió en señal de humildad. Zapatero tendió la mano a sus rivales: "Es la única tarea que por nuestra forma de gobernar sacaría del balance de la gestión".

Las detenciones, defendió, "son mérito de todos los demócratas y partidos. Esta es la conclusión". La aclaración no valió de nada. El millar de militantes presentes le cubrió nuevamente de aplausos. Estaba ante su público.