Archivo de Público
Martes, 22 de Julio de 2008

Macy Gray: Autosabotaje soul funk

VÍCTOR LENORE ·22/07/2008 - 19:49h

Dani Pozo - Macy Gray en un concierto.

Entre las experiencias más frustrantes que se pueden vivir en un concierto es estar delante de un artista con todas las cualidades necesarias para convencer pero que acaba naufragando entre tópicos y desidia. Macy Gray es una cantante con una voz estupenda y agridulce, con sabor a  fresa ácida. Apostó desde el comienzo de su carrera por las canciones de amor sencillas y desarmantes, muy por encima de la media de la radiofórmula actual (aunque muy por debajo de artistas verdaderamente grandes como Missy Elliott, Erykah Badu o Lauryn Hill).

Debutó a finales del siglo pasado y ya ha editado cuatro discos. Ninguno es un clasicazo, pero sus mejores piezas pueden formar un solvente recopilatorio. El problema de Gray anoche fueron la falta de ganas y que tocó con el piloto automático.  Ha escogido llevar una banda de soul-funk-rock de lo más estanadrizado, al estilo Lenny Kravitz. También le acompañan dos coristas que recordaban a las  previsibles acrobacias soul de la banda sonora de Dreamgirls (reciente “peli” sobre las Supremes protagonizada por Beyoncé).

Lo mejor fueron las piezas más lentas, cuando el grupo se relajaba de su exhibicionismo. Entre ellas destacaron Sweet babe (que cantó sentada al borde del escenario) y las versiones del clásico Qué será, será y  del Creep de Radiohead (curioso como gustan a los souleros: Gnarls Barkley también les adaptaron en el FIB).  Lo peor llegó en esos momentos donde tenía todo para despegar y se empeñaba en autosabotearse.

El más clamoroso fue estropear la preciosa I Try con discursitos vacíos,  fragmentos de Bob Marley en plan verbenero y peticiones al público de que cantase Cumpleaños feliz a dos miembros de su banda (en la recta final le dio por incluir pasajes en plan pachanguero de clásicos de Rod Stewart o Dee-Lite, entre otros). Tampoco se entiende que troceara en una medley canciones tan aprovechables como Still y She ain´t right for you . Una pena de noche.