Archivo de Público
Martes, 22 de Julio de 2008

Zapatero y Rajoy buscan hoy el entendimiento en su primer encuentro de esta legislatura

El líder del PP y el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero,  celebran hoy su primer encuentro tras las elecciones del 9-M.

MARÍA JESÚS GÜEMES ·22/07/2008 - 19:34h


Mariano Rajoy llega este miércoles a la Moncloa con voluntad de llegar a un acuerdo con José Luis Rodríguez Zapatero. Habrá avances en el pacto por la justicia, entendimiento respecto a la lucha contra el terrorismo, le pedirá una política de inmigración ordenada y le hablará, mucho, de economía.

El líder del PP anunciaba este martes en un acto con alcaldes de su partido en Ciudad Real que su intención era proponerle a Zapatero un "acuerdo de no disponibilidad presupuestaria". "En estos momentos sería muy buena señal para los mercados y para recuperar la confianza en la economía española", explicó.

La medida fue posteriormente explicada por Javier Arenas. El vicesecretario de Política Autonómica y Municipal de los conservadores recordó que era una iniciativa que se había puesto en marcha en 1996 cuando su partido aparcó 200.000 millones de pesetas de los presupuestos, con los que se encontró al llegar al gobierno, para controlar el gasto público corriente.

Rajoy quiere recuperar aquella fórmula puesta en marcha por Rodrigo Rato y recobrar así algunas de las recetas de los gobiernos de Aznar para afrontar la crisis.

Austeridad

El jefe de la oposición persigue mayor "austeridad". Los suyos afirmaban a la salida del encuentro que para "apretarse el cinturón" no hacía falta "tocar el gasto social". Pero Federico Trillo matizaba estas manifestaciones.

El portavoz del PP en la Comisión de Justicia e Interior del Congreso dijo ayer en Onda Cero que dudaba de que Zapatero fuera aceptar el "plan de choque" que el presidente de su partido le llevaba -y que incluye medidas como la rebaja del impuesto de sociedades o dicha "congelación" del gasto público- al negarse a aceptar "de entrada" reducir el "gasto social", algo que a su entender "ya está consolidado" en un Estado del bienestar.

Con ello, el diputado no hacía otra cosa que admitir que en el fondo los conservadores admiten ciertos recortes sociales como, por ejemplo, aceptar un despido a un coste más bajo con tal de reducir los contratos temporales.

Para Rajoy se deben "mantener las políticas sociales en España". Pero para ello hay que tener una buena política económica de la que, según dijo, Zapatero "carece". En su opinión, no hay mejores política sociales que "el empleo, la bajada de los precios o la posibilidad de acceder a una vivienda".

El PP confía en que Zapatero tenga en cuenta su batería de medidas. Rajoy, ayer, no dejaba de repetir que le brindaba todo su apoyo y que le parecería "irresponsable" que no aceptara su "colaboración desinteresada".

También abordaran el sistema de financiación. Ayer, mientras Pedro Solbes lo trataba con los consejeros de Economía, el líder del PP hablaba con los suyos de la local. Contracorriente, Rajoy decía que sobre ese tema lo único que quería recordarle a Zapatero era que todos los españoles "eran iguales".

La derecha abordará este tema en una semana en San Millán de la Cogolla. Este martes prefería tratar las preocupaciones de los municipios: la falta de recursos y las competencias que asumen y no les corresponden.