Archivo de Público
Martes, 22 de Julio de 2008

Los ecologistas denuncian "el desarrollo insostenible de las costas españolas"

Este año la ONG Ecologistas en acción ha registrado 38 'banderas negras' más que en 2007 

ESTHER PANIAGUA ·22/07/2008 - 18:17h

Ecologistas en acción - Una central térmica en plena playa.

La ONG Ecologistas en Acción presentó ayer un informe sobre la situación de la costa española en el que destaca “el insostenible desarrollo”, en la última década, de los principales sectores económicos del litoral: la urbanización, el turismo y la pesca. Según los ecologistas, estos tres factores, junto a la agricultura intensiva, han hipotecado el mantenimiento y desarrollo de la costa, poniendo en peligro su propia actividad económica.

La ONG –que realiza el informe Banderas negras desde su nacimiento, hace diez años– ha registrado en 2008 38 banderas negras más que en 2007. “Estos galardones se otorgan a los casos irreversibles que significan una destrucción permanente o a lugares donde se han aprobado proyectos insostenibles”, explica Jorge Sáez, portavoz del Área Marina de la ONG.

La costa mediterránea es la más castigada, y los ecologistas denuncian además que la industria está colonizando zonas que tradicionalmente se habían salvado de sufrir una agricultura y pesca intensivas. El Cantábrico, por su parte, está convirtiéndose en nuevo foco de masificación turística, “a pesar de la sostenibilidad que había caracterizado hasta ahora al turismo de esa zona”, destaca Sáez.

La sobreexplotación de la costa repercute directamente en la vida diaria de los consumidores, por ejemplo, en el pescado, que acumula metales pesados, asegura el portavoz del Área Marina de la ONG. Los ecologistas denuncian también que los impuestos sustentan la industria hotelera a través de los 230 millones que la Dirección General de Costas invierte en construir paseos marítimos y regenerar playas.

Para la ONG, la única solución es fomentar un turismo desmasificado, un desarrollo sostenible de la pesca y la agricultura y evitar una excesiva urbanización.