Archivo de Público
Martes, 22 de Julio de 2008

Ban ki-moon califica la captura de Karadzic de "momento histórico para las víctimas"

EFE ·22/07/2008 - 01:19h

EFE - El ex alto representante para Bosnia Paddy Ashdown.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, calificó hoy la captura del líder serbobosnio, Radovan Karadzic, de un "momento histórico para las víctimas" que permite al Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) cumplir los objetivos de su mandato.

La portavoz de la ONU, Michele Montás, aseguró en una declaración que Ban felicita a las autoridades serbias "por este paso decisivo hacia el fin de la impunidad de aquellos inculpados por cometer graves violaciones de la ley internacional durante el conflicto en la antigua Yugoslavia".

"Es un momento histórico para las víctimas que han esperado trece años para que el señor Karadzic sea llevado ante la justicia", dijo la portavoz.

Este "oportuno e importante arresto permitirá al Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) acercarse al cumplimiento de su mandato e impartir justicia a los responsables y a las víctimas de los graves crímenes internacionales cometidos", apuntó.

Montás señaló que Ban se siente "alentado" por la captura de uno de los fugitivos más buscados por la justicia internacional.

"Poner fin a la impunidad es un elemento esencial para alcanzar la paz y la justicia en la región, y aunque este es un hito muy importante, el trabajo del tribunal internacional no terminará hasta que todos los fugitivos sean arrestados y juzgados ", agregó.

Karadzic, de 63 años, fue arrestado hoy y conducido ante el juez de instrucción de la sala de Crímenes de Guerra del Tribunal del Belgrado, según informó el Consejo de Seguridad de Serbia.

Uno de los hombre más buscado desde que terminó el conflicto de Bosnia, llamado por muchos "el Carnicero de Sarajevo", estaba en paradero desconocido desde 1996 tras ser inculpado por el TPIY.

Al líder serbobosnio se le acusa de genocidio por su responsabilidad en la matanza de cerca de 8.000 musulmanes bosnios en Srebrenica en 1995, y de graves crímenes de guerra cometidos durante el asedio de Sarajevo.