Archivo de Público
Lunes, 21 de Julio de 2008

La mayoría de las inmobiliarias no comunicó riesgos a la CNMV

Metrovacesa, la primera en informar de minusvalías en una venta de activos 

A. M. VÉLEZ ·21/07/2008 - 22:30h

En 2007 estalló la crisis financiera, subieron los tipos de interés y entró en vigor una normativa que afectó a la baja al valor de los terrenos de las inmobiliarias.

Pese a ese aluvión de malos datos, la mayoría de las cotizadas del sector no ha admitido ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ningún riesgo en sus informes de Gobierno corporativo de 2007 enviados este año. Tampoco Martinsa Fadesa, que entregó el documento en junio y un mes después suspendió pagos.

Sólo tres de las doce cotizadas comunicaron riesgos. La más explícita fue Colonial en mayo, tras haber cambiado de manos en abril (desde entonces mandan los bancos), después de que su máximo accionista, Luis Portillo, se viera incapaz de hacer frente a la deuda de la empresa.

Colonial dio cuenta a la CNMV de la “grave contracción” del crédito a escala mundial y de la subida de tipos y dijo que la promoción residencial sufrió en 2007 una “desaceleración” que “tendrá un efecto negativo” sobre sus cuentas de este año y el próximo. Uno de sus accionistas, la familia Nozaleda anunció ayer la venta de la cadena de supermercados Galerías Primero a Sabeco.

Las otras dos inmobiliarias que han admitido amenazas sobre su negocio son dos pequeños valores, Inbesós y Urbas. Esta última, que en los últimos años se ha volcado en las energías renovables, habla de “crisis” en el sector. Entre las constructoras, la mitad de las que cotizan (Acciona, ACS y Ferrovial) sí admiten riesgos, pero apenas los detallan.

Sobrevaloración de activos

Entretanto, Metrovacesa remitió ayer a la CNMV un “complemento y aclaración” sobre la venta de dos centros comerciales, donde admite minusvalías de 7,2 millones de euros. Es decir, que el valor de esos activos ha caído respecto al reflejado en libros.

Precisamente, la CNMV ha estado reclamando una tasación de los activos de las inmobiliarias más ajustada a la realidad. Metrovacesa es la primera inmobiliaria que admite pérdidas en una transacción desde que estalló la crisis.