Archivo de Público
Lunes, 21 de Julio de 2008

Dos atentado contra autobuses matan a dos personas y hirien a otras 14 en China

Las medidas de seguridad se han extremado en Pekín

ANDREA RODÉS, corresponsal ·21/07/2008 - 21:16h

AP - Estado en que quedaron los autobuses.

La amenaza de que sucedan atentados violentos durante los Juegos Olímpicos volvió este lunes a ser motivo de preocupación en Pekín. Dos explosiones en dos autobuses distintos mataron a dos personas e hirieron a otras catorce en Kunming, capital de la provincia de Yunnan, al sur del país, a 2.100 kilómetros de la capital. 

Las explosiones tuvieron lugar a primera hora de la mañana,- hora punta - con una hora de diferencia entre la primera y la segunda. La policía chinaha declarado que se trata de un atentado intencionado, pero de momento no lo vincula con un ataque terrorista. El gobierno chino no ha facilitado más información sobre las explosiones, que cogieron por sorpresa a los habitantes de Kunming, pero éstas parecen justificar la intensiva campaña de seguridad iniciada por Pekín meses antes de los Juegos.

Las medidas de seguridad se han extremado sobretodo en las ciudades olímpicas, como Pekín, Shanghai o Qingdao, donde se han expulsado a miles de inmigrantes y se llevan a cabo continuos controles policiales sobre la población. También se han extremado los controles en las principales de vías de comunicación, como autopistas, aeropuertos y estaciones de tren.

Los atentados violentos de este tipo no son frecuentes en China, un estado policial con extremas medidas de vigilancia sobre sus ciudadanos. Sin embargo, el pasado mayo, una explosión similar un autobús tuvo lugar en Shanghai, matando a tres personas. Siguiendo el secretismo habitual, la policía descartó que fuera un atentado terrorista y vinculó las causas a un pasajero que portaba líquidos inflamables.

En el últimos meses, el gobierno chino ha informado de detenciones masivas de sospechosos terroristas en la provincia de Xinjiang, hogar de ocho millones de la minoría étnica musulmana Uighur. El gobierno chino mantiene una fuerte represión policial sobre Xinjiang, donde sospecha que existen movimientos separatistas vinculados con el terrorismo islámico. La mayoría de expertos en terrorismo internacionales y las organizaciones de derechos humanos creen que el gobierno chino exagera la amenaza real de terrorismo para aumentar el control policial en la región.

Según Li Wei, director del centro de estudios contra el terrorismo del Instituto Chino de Relaciones Internacionales de Pekín las medidas antiterroristas deberían extenderse en otras áreas de China. "Los terroristas siempre atacan en las regiones donde las medidas preventivas son flojas", dijo Li al diario The Washington Post. Sin embargo, Li cree que la información sobre las explosiones no era suficiente para juzgar si se trata de un ataque terrorista. "La gente se pensará que el objetivo es atacar los Juegos", dijo Li. "Pero este caso puede estar relacionado con conflictos sociales o individuos con ideas extremistas".

Yunnan es hogar de tres minorías étnicas. Algunos medios de comunicación internacionales han vinculado las explosiones de los autobuses con los violentos enfrentamientos que tuvieron lugar el pasado 19 de julio cerca de Kunming, en los que murieron dos campesinos. La policía se enfrentó a un grupo de 400 campesinos que protestaban en contra de una fábrica de goma.