Archivo de Público
Lunes, 21 de Julio de 2008

‘Obispas’ excomulgadas desafían al Vaticano

El grupo de Mujeres Sacerdotes Católicas ordenaron a tres féminas como sacerdotes

EFE ·21/07/2008 - 21:25h

La jerarquía de la Iglesia Católica ha amonestado con severidad y los católicos tradicionalistas reaccioaron escandalizados después de que dos mujeres 'obispo' excomulgadas ordenaran a tres féminas como sacerdotes, desafiando al Vaticano.

La ceremonia, celebrada el domingo en un templo protestante de Boston, la organizó el grupo Mujeres Sacerdotes Católicas, y la oficiaron Dana Reynolds, de California, e Ida Raming, de Alemania.

Reyndols y Raming son dos de las cuatro mujeres consideradas 'obispo' por esa congregación, y que, según el Vaticano, por sus propias acciones se han excomulgado, es decir, se han auto-excluido de la Iglesia Católica.

"Nosotras apoyamos a estas mujeres", dijo Aisha Taylor, directora ejecutiva de la Conferencia por la Ordenación de Mujeres, un grupo que aboga por que el sacerdocio no esté reservado a los hombres.

"A mí nadie puede decirme que soy o no soy católica"

"Es maravilloso", añadió. "Estas mujeres dan un paso al frente, toman una posición pública de cara a la injusticia. A mí nadie puede decirme que soy o no soy católica, y por supuesto acepto la eucaristía consagrada por una de estas sacerdotes".

Estas mujeres al recibir el sacramento del Orden Sacerdotal no hicieron los votos de castidad y obediencia con que se obligan los sacerdotes hombres.

Una organización no reconocida por la Iglesia

La Archidiócesis de Boston, en un comunicado, advirtió que "la organización que se denomina Mujeres Sacerdotes Católicas no es reconocida como entidad por la Iglesia Católica".

"Los católicos que pretenden conferir una orden sagrada a una mujer, y las mujeres que intentan recibir una orden sagrada, por sus propias acciones se separan de la Iglesia", añade la nota.

Según Richard Erixon, vicario general de la curia en Boston, "la ordenación de hombres al sacerdocio no es, meramente, un asunto de práctica o disciplina dentro de la Iglesia Católica, sino más bien parte del Depósito inalterable de Fe dado por Cristo a través de los apóstoles".

Y como, según la versión oficial, todos los apóstoles eran hombres, sólo los hombres pueden ser sacerdotes y alcanzar el rango de obispos, que son los que tienen autoridad para ordenar sacerdotes.

Bridget Mary Meehan, portavoz del grupo Mujeres Sacerdotes Católicas, sostiene que el Vaticano está tan enojado con su organizción porque la jerarquía "sabe que las ordenaciones son válidas".

La legitimidad de estas ordenaciones proviene, según el grupo, del hecho de que obispos con todas las credenciales fueron los que ordenaron a las mujeres como sacerdotes que luego progresaron hasta el obispado.