Archivo de Público
Lunes, 21 de Julio de 2008

A cuenta del fisco

Una productora canaria llevará al cine un remake de Papillon de 90 millones de dólares, gracias a los incentivos fiscales y al modelo de inversión anglosajón 

CARLOS PRIETO ·21/07/2008 - 20:20h

Productora española compra los derechos para hacer un remake de Papillon. Cuando uno lee en el Hollywood Reporter que el productor español Vicente Mora está detrás de un proyecto de 90 millones de dólares, no se imagina que el mismo día en que se publicó la noticia Mora se encuentre en el Festival de Cine Chico de Canarias (Festivalito), muestra especializada en cine digital independiente. El productor ejercía una doble función: jurado y actor de unos de los muchos cortos que se ruedan allí.

¿Qué hace un chico como tú en un sitio como éste? “Por qué no?”, contesta asombrado. Cuando Mora abre la boca tumba cualquier idea preconcebida. Para empezar, ¿cómo es posible que en plena crisis una productora española pueda respaldar un proyecto así como el de Papillón? “Producimos proyectos internacionales con fuentes de financiación privada basadas en instrumentos como los fondos de inversión y una serie de incentivos fiscales que sólo existen en Canarias”, afirma Mora, que junto con el productor catalán Roger Corbi, son los fundadores de Atlantia Canarias.

Ayudas fiscales

Hasta finales del 2006 la denominada Reserva de Inversión Canaria (RIC) permitía que el 90% de los impuestos recaudados a empresas se reinvirtieran en esas mismas empresas o en sectores específicos, como el ladrillo: “Hasta ese momento se invertía básicamente en el sector inmobiliario”, asegura el productor. Pero con el crack por el que pasamos, se ha ampliado la RIC para que incluya también a sectores como el audiovisual o las energías renovables. “Es un incentivo fiscal para las empresas, similar al que existe en Luxemburgo, donde se ha levantado una industria prácticamente de la nada. De hecho, en la nueva Ley del Cine también se apuesta por el incentivo fiscal”, afirma Mora. De ahí que haya encontrado las posibilidades de llevar a cabo la versión de la película protagonizada por Dustin Hoffman y Steve McQueen en 1973. El rodaje, con una preproducción de casi un año, empezará en septiembre de 2009, tendrá lugar en las Islas Canarias y contará con un poderoso reparto internacional que se anunciará próximamente.  

¡Esto es Hollywood!

Y es que contactos en Hollywood no le faltan: Mora tiene como socios a los productores John Kelly (La dalia negra) y al oscarizado Branko Lustig (La lista de Schindler, Gladiator). Pero con los beneficios fiscales no basta. Nos cuenta que es una producción española, basada en el modelo anglosajón de producción. “La película se vende antes de rodarse, gracias a las preventas a distribuidoras de otros países, a una serie de seguros y contragarantías bancarias. Si el presupuesto de producción no estuviese asegurado la producción no se llevaría a cabo”, cuenta el productor.

Y es que Mora no cree en el modelo de financiación de cine vigente en España. “Está preso de su propio esquema”, afirma. “Algunos de los productores son meros gestores de subvenciones, no les interesan los modelos de explotación. El Estado debe subvencionar proyectos independientes generadores de talento, pero el actual sistema de financiación del cine no funciona”, sentencia.

¿Y cómo se protegen los inversores de la crisis? “Yo no creo que haya crisis”, afirma un productor que, a la vez que gestiona un presupuesto de 90 millones de dólares, protagoniza El Príncipe, un corto rodado en el Festivalito, en 48 horas, sobre un cuarentón que se encuentra con un antiguo amor. Ahora sólo queda saber si, además del amor, Mora ha encontrado también la gallina de los huevos de oro. Pronto lo sabremos.