Archivo de Público
Lunes, 21 de Julio de 2008

La mejor persecución de coches de la historia del cine

Una encuesta elige las mejores carreras y todas ellas carecen de efectos digitales 

EFE ·21/07/2008 - 20:22h

PARAMOUNT PICTURES - 'Un trabajo en Italia' supera también en las persecuciones a su remake de 2003.

La persecución de tres Mini Cooper por las calles de Turín filmada por Peter Collinson en 1969 para Un trabajo en Italia es, según una encuesta realizada por la web británica Pearl and Dean, la mejor escena automovilística jamás vista en el cine.

Un cuarto de los 3.000 votantes que registró esta encuesta de la web de información cinematográfica eligió a la película de Michael Caine -que tuvo una nueva versión en 2003 con el nuevo modelo del mismo coche- y que es seguida con un 16 por ciento de los votos por una escena con tintes cómicos perteneciente a Granujas a todo ritmo (The Blues Brothers) (1980).

En las preferencias de los votantes destaca el gusto por el cine previo a los efectos digitales, algo que, según Kathryn Jacob, directora ejecutiva de la web, demuestra que "no usar una gran cantidad de efectos especiales a veces hace las persecuciones más impresionantes".

La importancia de conducir un mini 

Además, reconoce la influencia local con respecto a los modelos de los coches: "Los Minis atraen más que los coches muy rápidos porque inyectan al público un toque chic británico a la persecución y un estatus más cultural a la película".

Así, aunque la tercera posición la ocupe, con el 15% de los votos, una película del siglo XXI, El caso Bourne (2002), en ella Matt Damon conducía el mismo modelo de coche que Caine, aunque esta vez por las calles de París.

Ambientada en la misma ciudad, el cuarto lugar lo ocupa Ronin (1998), una de las últimas películas de John Frankenheimer, aunque otro icono británico, James Bond, aparece en la posición número siete con Casino Royale (2006) y cierra la lista con su mítico Aston Martin en Goldfinger (1959).

Un Ford Mustang GT-390 no menos legendario conducido por Steve McQueen por las calles llenas de badenes de San Francisco en Bullit (1968) entra por méritos propios en el quinto puesto, mientras que en la ciudad imaginaria de Gotham, el anguloso Batmóvil creado para Batman Begins (2005) protagoniza la escena que ocupa el sexto lugar.

Finalmente, en el puesto número ocho se sitúa Nicholas Cage persiguiendo a Sean Connery en la película La roca (1995), de Michael Bay, y la carrera de velocidad entre un coche y un convoy de metro en el West End de Nueva York en The French Connection (1971) consigue la novena posición.