Archivo de Público
Lunes, 21 de Julio de 2008

El tripartito y CiU hacen un frente común en su rechazo frontal al plan de Solbes

EFE ·21/07/2008 - 11:16h

EFE - El vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes.

El gobierno de la Generalitat y CiU, principal fuerza de la oposición en Cataluña, han expresado hoy un mensaje unitario inequívoco de "rechazo frontal" a la propuesta de bases para la reforma del sistema de financiación de las comunidades autónomas planteada por el ministro de Economía, Pedro Solbes.

Un día antes de que Solbes se reúna en el Consejo de Política Fiscal y Financiera con los consejeros autonómicos de economía y antes de que el lunes se celebre la reunión de la Comisión Mixta de Asuntos Económicos y Fiscales Estado-Generalitat, representantes del gobierno de la Generalitat y CiU han solemnizado en una reunión su posición unitaria en contra de los planes del Ejecutivo español, que no ven ajustada a las previsiones del Estatuto sobre financiación.

A la reunión, celebrada en la sede del Departamento de Economía y que se ha prolongado por espacio de hora y media, han acudido por parte del tripartito el conseller de Economía, Antoni Castells (PSC), el conseller de Innovación, Josep Huguet (ERC), además de Martí Carnicer (PSC), Antoni Soy (ERC) y Joan Boada (ICV-EUiA), mientras que en representación de CiU han asistido Francesc Homs, Antoni Fernández Teixidó y Antoni Castellà.

Este mensaje unitario de rechazo frontal a la propuesta de Solbes llega justo un día después de que el presidente de la Generalitat, José Montilla, en la clausura del XI congreso del PSC, advirtiera con contundencia de que antepone los intereses de Cataluña a los del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

Tanto Castells, por parte del gobierno catalán, como Homs y Fernández Teixidó, por parte de CiU, han querido trasladar una imagen de firmeza y unidad catalana en defensa del modelo de financiación que recoge el Estatuto y han apostado por un "frente común" ante la propuesta de bases formulada por Solbes.

Ésta será la posición catalana que trasladará mañana Castells en la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera.

Después de que esta mañana el secretario general adjunto de CDC, Felip Puig, haya calificado de "teatro" las advertencias lanzadas ayer por Montilla a Rodríguez Zapatero, los negociadores de CiU han querido ofrecer esta tarde un perfil mucho más moderado, han evitado toda crítica a la Generalitat y han aparcado todas las diferencias con respecto a los contenidos del futuro modelo de financiación.

Tal ha sido el cambio de tono que el diputado en el Parlamento catalán Fernández Teixidó ha reconocido incluso que el discurso de ayer de Montilla "rema en la buena dirección".

Para Castells, "es importante" esta unidad entre gobierno de la Generalitat y el principal grupo en el Parlamento catalán, CiU, ya que así se "refuerza" la posición de Cataluña frente al Estado.

"Hemos hecho de la unidad una cuestión esencial. En cuestiones de autogobierno es importante que Cataluña se presente unida y mañana se escuchará una voz que representa al conjunto de Cataluña", ha destacado el conseller.

Castells ha reiterado sus críticas a la propuesta de Solbes por su "vaguedad, inconcreción" y falta de adecuación a lo que prevé el Estatuto: "Es decepcionante, insuficiente y preocupante", ha dicho.

También se ha referido lacónicamente a la breve referencia sobre la financiación que hizo el presidente del Gobierno en la clausura del congreso del PSC: "Si la propuesta de Solbes era genérica, las palabras de Zapatero de ayer lo fueron aún más".

Aun así, ha reconocido que Rodríguez Zapatero "manifestó su voluntad de cumplir el Estatuto", lo cual le parece "un buen propósito" aunque espera que ahora "se plasme en hechos".

"Yo confío en que el Estado sea consciente de que nos jugamos mucho y todos seamos consecuentes con el Estatuto que firmamos", ha remarcado el conseller.

También Homs ha exigido al Gobierno español que reconsidere su propuesta inicial de financiación ya que representa una "vulneración flagrante del Estatuto, que es ley orgánica vigente".