Archivo de Público
Lunes, 21 de Julio de 2008

El acusado se escuda en una coartada que queda en entredicho con los testigos

EFE ·21/07/2008 - 13:09h

EFE - El acusado de matar dos policías en L'Hospitalet del Llobregat (Barcelona), Pedro Jiménez (c), hoy en la Audiencia de Barcelona.

El acusado de matar dos mujeres policías en L'Hospitalet (Barcelona), Pedro Jiménez, ha atribuido hoy el doble crimen a un supuesto narcotraficante que se encontró en el inmueble de las agentes cuando él se marchaba, una versión que ha quedado en entredicho tras la declaración de los testigos.

En la primera sesión del juicio celebrado hoy en la Audiencia de Barcelona, el tribunal ha podido escuchar la versión del procesado con la que pretende convencer al tribunal de que no fue él quien entró en el piso de las jóvenes agentes, las ató de manos y pies, abusó sexualmente de ellas y las mató a puñaladas, para después quemar el piso.

El doble crimen ocurrió la mañana del 5 de octubre de 2004, cuando fueron halladas muertas a puñaladas y con signos de haber sido víctimas de abusos sexuales dos agentes en prácticas del Cuerpo Nacional de Policía, Aurora R.G. y Silvia N.G., ambas de León, en el piso de L'Hospitalet del Llobregat que compartían.

La fiscal acusa a Jiménez de dos delitos de asesinato, agresión sexual, profanación de cadáver, incendio, robo con violencia, robo con fuerza y allanamiento de morada, para lo que solicita una pena de casi 103 años de prisión.

Jiménez, un interno de Can Brians, condenado en ocho ocasiones por delitos sexuales y robo y que gozaba de un permiso penitenciario el día de los hechos, ha dicho hoy que fue al piso de las jóvenes policías pasadas las seis de la mañana a recoger un sobre con sustancias estupefacientes, por encargo de un hombre llamado Mustafá D.

El acusado ha manifestado que, tras recoger el encargo, mantuvo allí relaciones sexuales "consentidas" con Aurora R.G. y luego abandonó el domicilio, momento en el que se encontró en la escalera con un tal Álex, un hombre no identificado, a quién ha definido como un narcotraficante que trabajaba con Mustafá D., pero del que no ha podido aportar más datos.

Sin embargo, en su posterior declaración como testigo, Mustafá D. ha negado que le hiciera encargo alguno a Jiménez, a quien apenas conocía, y ha asegurado que Álex no existe.

"Jamás he visto a Alex. Todo esto es una película que se ha montado (Jiménez) desde el principio", ha aseverado Mustafá D. en referencia a la versión mantenida por el acusado.

El testigo ha explicado, además, que, cuando se vio con el acusado horas después del crimen, éste iba ataviado "con ropa de mujer" y tenía "manchas de sangre".

Por su parte, el agente que trabajó con Silvia N.G. en su último servicio durante el turno de noche ha asegurado que trabajó con ella hasta las ocho de la mañana, lo que significa que la joven no se encontraba en el domicilio a las seis de la mañana, hora en la que el presunto asesino dice que llegó al barrio de Bellvitge.

Según la acusación, Pedro Jiménez asaltó a Silvia N.G. cuando regresaba a su casa, mientras que la otra joven, Aurora R.G., se encontraba dentro del domicilio.

En la primera sesión de este juicio, de cuatro días de duración, se han vivido momentos de tensión tras la declaración de la hermana de una de las víctimas, que ha exigido al acusado que le mirara a la cara.

También ha declarado Mustafá K.A., el hombre que trasladó a Jiménez hasta su domicilio de Girona la tarde del 6 de octubre, cuando debía volver a la prisión -por lo que inicialmente fue procesado como encubridor del doble crimen-, quién ha dicho que el presunto asesino quería salir del país.