Archivo de Público
Lunes, 21 de Julio de 2008

El precio medio de los coches cae un 3,5% en el primer semestre

El descenso se debe al fuerte crecimiento de las promociones creadas para tratar de dinamizar las ventas y al nuevo Plan Vive

EFE ·21/07/2008 - 15:32h

El precio del coches descendió un 3,5 % en el primer semestre del año, hasta situarse en una media de 20.980 euros por vehículo, según los datos de la Federación de Asociaciones de Concesionarios de Automoción (Faconauo).

El descenso del precio obedece al fuerte crecimiento experimentado por las promociones como respuesta "de urgencia" para tratar de dinamizar las ventas, lo que explica el aumento de los descuentos el 18 % en los seis primeros meses del año, hasta situarse en una media de 2.027 euros por vehículo.

El abaratamiento de los coches también responde a la entrada en vigor del nuevo Impuesto de Matriculación -que penaliza a los vehículos más contaminantes- y que responde a la creación del Plan Vive, y que fomentó la compra de los vehículos inferiores de cada gama, más pequeños, más económicos y más ecológios.

"La previsión de ventas ha tenido que ser revisada a la baja"

El presidente de Faconauto, Antonio Romero-Haupold, señaló que en junio se cumplieron los "peores pronósticos" para el sector, ya que la organización que preside se vio obligada a revisar a la baja su previsión de ventas de turismos para este año, hasta situarla en una caída del 18 %.

La patronal de concesionarios apunta que la caída libre de las matriculaciones -que a mediados de este mes ya superaba el 15 %- forzó la entrada en vigor del nuevo Plan Vive cuyo impacto será limitado por los problemas de solvencia de los propietrios de los coches de más de quince años que quieran comprar un coche nuevo.

Asimismo, Faconauto valoró que la reforma del Impuesto de Matriculación ha mostrado su efectividad para reducir las emisiones contaminantes, pero de una "manera insatisfactoria si se compara con el esfuerzo fiscal realizado".

Además, la caída del precio de los vehículos también es reflejo de la coyuntura económica, marcada por la escalada de los tipos de interés y el fuerte endeudamiento hipotecario familiar, así como por la baja confianza del consumidor, la inflación y el elevado precio de los combustibles derivado del encarecimiento petróleo.